Argentina.- La ciudad de Buenos Aires volvió este viernes a vivir protestas por el aumento de las tarifas de la luz, el agua, el gas y el transporte público anunciadas esta semana el Gobierno encabezado por Mauricio Macri.

Si bien las protestas son menos multitudinarias que en otras ocasiones, han alcanzado también a los responsables políticos. El titular de la cartera de Energía, Javier Iguacel, renunció a su cargo sin explicar sus razones, aunque lo hizo un día después del anuncio de las nuevas subidas del precio de la energía.

Iguacel llevaba seis meses al frente de lo que cuando asumió era un Ministerio y desde septiembre es una Secretaría. Su sustituto, Gustavo Lopetegui, era desde la reestructuración de Gobierno de ese mes asesor de Presidencia, mientras que desde diciembre de 2015 hasta hace tres meses fue secretario de Coordinación de Políticas Públicas de la Jefatura del Gabinete. La prensa argentina destaca que con la renuncia de Iguacel son diez los ministros y secretarios que renunciaron durante 2018.

El ministro de Transporte de Argentina, Guillermo Dietrich, defendió la subida de tarifas diciendo que son por los desequilibrios herencia del último gobierno de Cristina Fernández. "Nosotros recibimos del 2015 una situación tarifaria que era un gran descalabro en el transporte. El boleto de colectivo valía hasta tres o cuatro veces más en todo el país que en el área metropolitana", comentó en Radio La Red.

Decenas de personas de distintas edades convocados espontáneamente se reunieron en diferentes puntos de la ciudad federal y realizaron un "ruidazo" acompañado de banderas argentinas y cánticos contra las últimas medidas del Ejecutivo, que serán efectivas a partir del próximo enero. La electricidad subirá un 55% entre febrero y agosto en Buenos Aires y un 35% en el resto del país. El transporte público subirá un 38% en enero y el gas, un 35% durante el año. La inflación registrada en el país fue del 47%.