Dubái.- EE.UU. e Irán intercambiaron prisioneros, un chino-estadounidense detenido durante tres años bajo cargos de espionaje y un iraní encarcelado, este sábado en un inusual acto de cooperación entre dos antiguos enemigos cuyos vínculos han empeorado desde que el presidente Donald Trump asumió el cargo.

Trump dijo que el chino-estadounidense Xiyue Wang estaba regresando a Estados Unidos. Un funcionario iraní dijo que el iraní Massoud Soleimani había sido puesto en libertad en Estados Unidos.

Suiza facilitó el intercambio y la agencia de noticias estatal iraní IRNA informó que el ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, dio la bienvenida a Soleimani en Zurich, donde dijo que el intercambio tuvo lugar. La agencia reportó que se esperaba que Soleimani regresara a Irán en las próximas horas.

En una declaración emitida por la Casa Blanca, Trump no mencionó la liberación de Soleimani, pero agradeció al gobierno suizo por su ayuda en la negociación de la liberación de Wang.

Zarif, por su parte, dijo que el intercambio de prisioneros era inminente. Más tarde publicó en Twitter fotos de sí mismo con Soleimani hablando a bordo de un avión iraní.

"Me alegra que el profesor Massoud Soleimani y el Sr. Xiyue Wang se unan a sus familias en breve. Muchas gracias a todos los que han participado, en particular al gobierno suizo", publicó Zarif en su cuenta de Twitter.

IRNA informó que Wang fue liberado en base a la "clemencia islámica".

Suiza representa los intereses diplomáticos de Estados Unidos en Irán, ya que Washington y Teherán cortaron las relaciones diplomáticas poco después de la Revolución Islámica de 1979 en Irán.