Washington. El Gobierno de EE.UU. sancionó este jueves a 17 saudíes relacionados con la muerte del periodista Jamal Khashoggi, desaparecido el 2 de octubre tras entrar en el consulado de su país en Estambul, incluyendo a Saud al-Qahtani, uno de los principales asesores del príncipe heredero Mohammed bin Salman.

El Departamento del Tesoro estadounidense aseguró en un comunicado que todos los sancionados "formaron parte de los planes y la ejecución" de la operación que terminó con el asesinato de Khashoggi, periodista crítico con el régimen saudí.

Entre los castigados se encuentra el cónsul general de Arabia Saudí en Estambul, Mohamed Alotaibi, que presuntamente jugó también un rol en la muerte del periodista, además de quince de las personas que integraron el equipo que asesinó a Khashoggi y Al Qahtani.

Piden pena de muerte en Riad. Estas sanciones llegan después de que el fiscal general de Arabia Saudí, Saud al Moyeb, anunciase este jueves la petición de pena de muerte para cinco personas acusadas de su asesinato y que ha presentado cargos contra otros seis.

Las sanciones impuestas este jueves por EE.UU. contemplan el bloqueo de cualquier activo que tengan esas personas en suelo estadounidense y la prohibición de las transacciones con empresas o personas en ese país.

Asimismo, el fiscal saudí aseguró en una rueda de prensa en Riad que el príncipe heredero no estaba al tanto del crimen. Al Moyeb explicó los resultados de una investigación en la que se determinó que Khashoggi murió tras una pelea en el Consulado de Estambul al ser inyectado con una gran cantidad de un somnífero que acabó con su vida y que su cuerpo fue troceado y entregado a "un colaborador turco".

Continuarán con investigaciones. Según el fiscal, Arabia Saudí ha solicitado más informaciones a las autoridades turcas para proseguir las investigaciones. Entre otros detalles, ha solicitado que Ankara le entregue el teléfono móvil de Khashoggi, las grabaciones de audio realizadas dentro del consulado y las de vídeo tomadas en los alrededores del edificio, así como los testimonios de testigos recogidos por la Policía turca.

Las sanciones impuestas este jueves por EE.UU. contemplan el bloqueo de cualquier activo que tengan esas personas en suelo estadounidense y la prohibición de las transacciones con empresas o personas en ese país.

Khashoggi, exiliado desde 2017 en Washington, desapareció el 2 de octubre tras ingresar en el consulado de Arabia Saudí en Estambul.