Kabul.- Estados Unidos firmó un acuerdo con los insurgentes talibanes este sábado que podría allanar el camino hacia una retirada completa de los soldados extranjeros de Afganistán en los próximos 14 meses y representar un paso para poner fin a una guerra de 18 años.

El acuerdo crea un camino para que EE.UU. se retire gradualmente de su guerra más larga hasta entonces, pero muchos creen que las conversaciones entre las partes afganas puedan ser mucho más complicadas.

La rúbrica ocurrió en la capital qatarí, Doha, con el enviado especial de EE.UU. para la paz Zalmay Khalilzad y el jefe político del Talibán Abdul Ghani Baradar. El secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo estuvo presente para presenciar la ceremonia.

"Este es un momento esperanzador, pero es sólo el comienzo. El camino a seguir no será fácil. Lograr una paz duradera en Afganistán requerirá paciencia y compromiso entre todas las partes", dijo el secretario de Defensa de EE.UU. Mark Esper, quien se reunió con el presidente afgano Ashraf Ghani en Kabul, donde anunciaron una declaración conjunta en paralelo al acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes.

Estados Unidos dijo que se compromete a reducir el número de sus tropas en Afganistán de 13.000 a 8.600 en un plazo de 135 días a partir de la firma del acuerdo.

Una retirada completa de todas las fuerzas de EE.UU. y de la Coalición se produciría dentro de los 14 meses siguientes a la firma del acuerdo si los talibanes cumpliren con sus compromisos, según la declaración conjunta.

Para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el acuerdo de Doha representa una oportunidad de cumplir su promesa de traer las tropas estadounidenses a casa.

Pero los expertos en seguridad también consideraron que se trate de una apuesta de política exterior que daría a los talibanes legitimidad internacional.

"Hoy es un día monumental para Afganistán", dijo la embajada de EE.UU. en Kabul en Twitter. "Se trata de hacer la paz y crear un futuro común más brillante. Estamos con Afganistán".

El Gobierno de Afganistán dijo que estaba dispuesto a negociar un alto el fuego con el Talibán, y afirmó su apoyo a la retirada gradual de las fuerzas de Estados Unidos y de la Coalición, siempre que el Talibán cumpliera sus compromisos.

Por otra parte, la OTAN se comprometió a ajustar los niveles de tropas de la Coalición también en la primera fase, reduciendo el número de efectivos de la OTAN de 16.000 a unos 12.000.

(Información de by Idrees Ali, Ooroj Hakimi en Kabul y Jibran Ahmed en Peshawar, Gibran Peshimam, Charlotte Greenfield en Islamabad; escrito por Rupam Jain y Euan Rocha; Editado por Frances Kerry; traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)