La Paz. El Movimiento Al Socialismo (MAS) ha mantenido al ex presidente boliviano Evo Morales como candidato al Senado por Cochabamba, a pesar de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) le inhabilitó para competir en las próximas elecciones del 3 de mayo.

Morales fue inhabilitado el pasado 21 de febrero porque, según argumentó el TSE, no cumple el requisito legal de residir en Bolivia. Tras su dimisión, el 10 de noviembre, viajó a México como asilado político y un mes después se trasladó a Argentina, donde se ha quedado como refugiado.

El líder indígena ha recurrido su inhabilitación ante la Justicia boliviana, aunque se reservó el derecho a acudir también a instancias internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Naciones Unidas por considerar este veto electoral es un "golpe a la democracia" en Bolivia.

Pese a ello, Morales fue proclamado candidato del MAS al Senado por Cochabamba en un acto celebrado este jueves en la sede de la Federación de Campesinos de Cochabamba, según informa el diario boliviano 'Los Tiempos'.

El dirigente cocalero Andrónico Rodríguez, que también aspira a un escaño en la cámara alta, explicó que el MAS ha optado por mantener a Morales como candidato al Senado a la espera de lo que resuelvan los tribunales bolivianos sobre los recursos presentados contra su inhabilitación.

Por otro lado, el líder de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinas de Bolivia (CSUTCB), Jacinto Herrera, ha criticado la "frialdad" con la que el MAS encara la campaña electoral.

"Estamos muy fríos. Excepto el binomio (de candidatos a presidente y vicepresidente) que está haciendo la visita en los departamentos, los candidatos (...) están comenzando muy frío", dijo, reclamando "un esfuerzo" mayor a todos los aspirantes del MAS.

Bolivia aspira a que los comicios del 3 de mayo le permitan superar la crisis política desatada por las "irregularidades" detectadas en las elecciones presidenciales del 20 de octubre. Más de 30 personas murieron por los enfrentamientos entre simpatizantes y detractores de Morales y con las fuerzas de seguridad.