Con el 94% de los votos escrutados, el presidente Donald Trump se encamina a ganar en Florida, estado de gran importancia en estos comicios al aportar 29 votos en el Colegio Electoral.

De esta forma, el mandatario estadounidense superaba el martes por un estrecho margen a su rival demócrata Joe Biden en este estado, mientras que otros estados clave que ayudarán a decidir la elección, como Carolina del Norte, seguían sin mostrar una tendencia clara.

Al respecto, Mauricio Bugueño, analista político y gerente de contenidos de KOM, refirió a AmericaEconomía que hay un consenso en que los resultados de Florida son muy importantes.

“Con el 50% de los votos escrutados, Biden obtiene el 51,3%. El 47,8% de estos resultados corresponden al voto anticipado, aunque el voto presencial es más proclive al Partido Republicano. En definitiva, el desenlace va a ser muy estrecho, pero marca un punto importante porque si Florida elige a Biden la elección, a mí juicio, se acabó. No puede ganar sin Florida, ningún presidente republicano ha logrado la victoria sin este estado en 96 años y sería la despedida de Trump. Ahora, si gana Trump en Florida lo que también puede suceder, porque va a ser estrecho de todas maneras, es que Biden tenga posibilidades menores, distintas, pero las tiene y puede silenciar así a Florida”, señaló.

En dicho estado, que es imprescindible para Trump en su búsqueda de los 270 votos electorales necesarios para quedarse en la Casa Blanca, el republicano sumaba un 51,2% de los votos frente a un 47,8% para el candidato demócrata, con un 93% del total de los sufragios escrutados.

Parte de la fortaleza de Trump en Florida provino de un mejor desempeño en los condados del estado con grandes poblaciones latinas respecto de la elección en 2016.

Lea también: "Elecciones en Estados Unidos 2020: así funciona el Colegio Electoral"

Aliados de Biden han admitido sus dificultades para asegurarse el apoyo de los votantes latinos, particularmente entre los cubanos y venezolanos en Florida, donde el mensaje de Trump sobre que el demócrata es socialista parecía estar funcionando.

En tanto, los candidatos se dividieron los primeros estados en los que se proyectaron resultados en la carrera por la Casa Blanca, tal y como se esperaba, con los estados conservadores como Alabama, Indiana, Kentucky y Tennessee quedando en manos de Trump y Massachussets, Vermont, Nueva York y Connecticut en poder de Biden, de acuerdo a proyecciones de Edison Research.

Pero ninguno de los aproximadamente 12 estados que decidirán la contienda tienen un resultado claro tras el cierre de las urnas en casi todo el país, y muchos de ellos muestran carreras muy cerradas.

En Ohio, otro estado que Trump necesita ganar, Biden lideraba la carrera 51,1% a 47,6% con un 59% de los votos contados. En Texas, el demócrata se imponía 49,6%-49% con un 72% de los sufragios escrutados.

Adicionalmente, Joe Biden se impuso en Maryland, Delaware y en el Distrito de Columbia, donde está la capital estadounidense, según las primeras proyecciones de los medios estadounidenses. Lo mismo hizo en Virginia, Colorado, Nuevo México, Illinois, Rhode Island y Nueva Jersey, California, Oregon, New Hampshire y Washington.

En tanto, el presidente republicano Donald Trump se impuso en  Oklahoma, estado en el que ya había vencido en las elecciones de 2016, según las cadenas CNN y NBC. Esta victoria ante el desafiante demócrata Joe Biden le aporta 7 votos electorales. También ganó en Kansas, Carolina del Sur, Dakota del Sur y Dakota del Norte, Nebraska, Louisiana, Nebraska, Idaho, Utah, Missouri y Arkansas.

Al cierre de la jornada, Joe Biden obtenía 209 votos electorales, versus 118 de Donald Trump.

Para conquistar la presidencia estadounidense se necesitan 270 votos en el Colegio Electoral, de un total de 538. El ganador de la carrera, que podría determinarse recién después de varios días, gobernará un país sacudido por la pandemia, que ha matado a más de 231.000 estadounidenses y ha dejado a millones más sin trabajo asolando a la economía.

* Con información de Reuters y DW.