La aspirante a la presidencia estadounidense Elizabeth Warren, que llegó a liderar las encuestas de intención de voto a nivel nacional, abandonará la carrera por la nominación como candidata del partido Demócrata tras los malos resultados del conocido como "supermartes", las primarias de varios estados celebradas esta semana, según adelantaron este jueves prestigiosos medios estadounidenses.

Según el New York Times, Warren no tiene previsto endosar la candidatura de alguno de sus contendientes cuando anuncie que dejará la carrera. La cadena de televisión CNN, que citó a fuentes próximas a Warren, señaló que la senadora ha decidido abandonar la carrera presidencial y que se lo comunicará a su equipo en breve.

Warren, de 70 años, era la última mujer que quedaba con opciones a convertirse en el rival de Donald Trump en noviembre. La otra mujer que compite por la nominación presidencial demócrata es la congresista de Hawái Tulsi Gabbard, de 38 años, última en los sondeos y sin probabilidades de remontar.

Warren lideró algunos sondeos el año pasado, pero nunca logró formar una amplia coalición de apoyo que le reportara éxitos en las urnas y no consiguió ganar ni una sola de la veintena de primarias demócratas realizadas hasta la fecha.

Además, sufrió derrotas en Massachusetts, por el que es senadora, y en Oklahoma, donde se crió. Aunque resultó tercera en número de delegados durante el "supermartes", quedó muy lejos de los dos ganadores, Joe Biden y Bernie Sanders.

La decisión de Warren de retirarse se conoce un día después de la del multimillonario ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, que se retiró de la contienda después de decepcionantes resultados en el "supermartes" y dio su respaldo a Biden.

Antes de esa megajornada electoral, lo había hecho también el ex alcalde de South Bend, Pete Buttigieg y la senadora por Minesota, Amy Klobuchar.