La Paz. El presidente Evo Morales defendió la legalidad de su habilitación para postular en las próximas elecciones, y minimizó las protestas que demandan que no participe en los próximos comicios. Dijo que las plataformas ciudadanas que promueven este tipo de acciones “son alfombras de la derecha”.

Para el Gobierno, el paro cívico cumplido en ocho de nueve regiones del país, no tuvo convocatoria y calculó la movilización sumó en todo el país a unas 5.000 personas.

“El Tribunal Supremo Electoral tiene la obligación de respetar la sentencia constitucional que sacó el año pasado el Tribunal Constitucional Plurinacional. La oposición sabía eso, pero engañan a sus bases, diciendo que el TSE va a inhabilitar al Evo, que no será candidato”, afirmó.

Según explicó, el ente electoral es una instancia administrativa y lo que debía e hizo es revisar el cumplimiento de requisitos para habilitarlo a una nueva elección. “El pueblo boliviano gracias a la unidad seguimos dando batalla, ganando distintas batallas, qué más no habrá”, sostuvo.

Morales cuestionó a las plataformas ciudadanas y las relacionó con los partidos de la derecha. “Qué plataformas, son alfombras de la derecha, qué plataformas”, insistió.

Cívicos y colectivos ciudadanos se unieron no solo al paro cívico sino a la marcha que llegó este jueves desde Konani, en la carretera La Paz-Oruro. Otra marcha arribó desde los Yungas y las dos confluyeron en la plaza Abaroa, frente a las oficinas del TSE, donde está instalada una vigilia y un piquete de huelga de hambre.

Exigen al ente electoral retroceder en su decisión de habilitar a Morales, que fue comunicada de forma sorpresiva y anticipada este miércoles junto a la oficialización de otros siete binomios presidenciales.

En la marcha desde Konani llegaron unas 500 personas, “toda la derecha se ha unido, como ocho candidatos” para ese número de marchistas, ironizó Morales.

También cuestionó a las plataformas ciudadanas y las relacionó con los partidos de la derecha. “Qué plataformas, son alfombras de la derecha, qué plataformas”, insistió y aseguró que sus adversarios no tienen una propuesta y lo único que “quieren es entrarse a nuestra casa, a la nueva Bolivia”.

En Santa Cruz se sintió con mayor fuerza el paro cívico, mientras que en el resto de las siete regiones fue parcial en evaluación del Gobierno.