Ciudad de Guatemala. La situación jurídica de la ex candidata a la presidencia de Guatemala, Sandra Torres, pintaba mal desde hace mucho. Exactamente desde 2015, cuando fue acusada de tener irregularidades de financiación en su campaña política para los comicios de ese año. Tras su aplastante derrota contra Alejandro Giammattei, este domingo pasado, este viernes tuvo que presentarse ante las autoridades para rendir cuentas con la justicia. 

El abogado de la ex primera dama de la nación (2008-2012), Vinicio Salvatierera, entregó al Juzgado A de Mayor Riesgo el documento de identificación de Torres, con lo que asegura su presencia en el país centroamericano.  En un memorial entregado a la judicatura que preside la jueza Claudette Domínguez, Torres expuso que, por convenir a sus intereses personales, Salvatierra es su nuevo abogado.

También explica que cuando el Tribunal Supremo Electoral (TSE) oficialice los resultados de las elecciones para presidente y vicepresidente y se publique el acuerdo en el Diario de Centroamérica (oficial) dejará de tener el derecho de antejuicio (desafuero).

La ex candidata a la primera magistratura de Guatemala por el socialdemócrata partido de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) solicitó a Domínguez que le programe audiencia, día y hora y la cite para rendir su primera declaración por ese caso.

En febrero pasado, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) rechazó el antejuicio solicitado por el Ministerio Público (MP) contra Torres; sin embargo, en mayo último la Corte de Constitucionalidad otorgó un amparo a favor de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) que apelaron la resolución del Supremo. 

El fiscal Andrei González explicó que en las investigaciones realizadas se estableció que los recursos no reportados al ente electoral durante esa campaña fueron 27,6 millones de quetzales (unos US$3,58 millones).

La Fiscalía anunció el pasado 9 de agosto que solicitará la cancelación del partido de la UNE si el Tribunal Supremo Electoral no inicia el proceso de oficio debido a la financiación electoral no registrada para la campaña de 2015, cuando la ex primera dama también compitió para la Presidencia del país y perdió contra el candidato del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), Jimmy Morales, actual mandatario.

El fiscal Andrei González explicó ese día que en las investigaciones realizadas se estableció que los recursos no reportados al ente electoral durante esa campaña fueron 27,6 millones de quetzales (unos US$3,58 millones).

Torres perdió el pasado domingo las elecciones de segunda vuelta frente al exdirector del Sistema Penitenciario, Alejandro Giammattei, del centroderehista partido Vamos, quien asumirá el poder el 14 de enero de 2020 para un periodo de cuatro años.

Durante una rueda de prensa tres días antes de las votaciones, Giammattei prometió que si ganaba las elecciones metería presa a su rival.

"Yo les voy a dar una razón por qué salir a votar. Pueblo de Guatemala, voten por Alejandro Giammattei. Si votan por Alejandro Giammattei, voy a hacer todo lo que esté en mis manos para meter en la cárcel a la señora Sandra Torres", proclamó, y un día después pidió una orden para prohibirle salir del país a la exprimera dama.