Bogotá. El influyente ex mandatario y actual senador y jefe del partido en el poder en Colombia, Álvaro Uribe, deberá responder a una indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia el próximo 8 de octubre por un presunto caso de manipulación de testigos.

El alto tribunal citó a Uribe "para escucharlo en diligencia de indagatoria", según un oficio judicial publicado por el dirigente en su cuenta de Twitter.

El caso por el que el ex presidente puede eventualmente ir a juicio se remonta a 2012, cuando presentó una denuncia contra el legislador de oposición Iván Cepeda ante la Corte Suprema por un supuesto complot con testigos falsos que intentaba involucrarlo en actividades criminales de los grupos de ultraderecha que combatieron por décadas a las guerrillas izquierdistas.

En un insospechado giro, la Justicia no solo se abstuvo de procesar a Cepeda, sino que abrió en marzo de 2018 una investigación previa contra el exmandatario bajo la misma sospecha de manipular testigos contra el opositor.

Una vez sea escuchado en la corte, los magistrados deberán determinar si Uribe sigue respondiendo en libertad a la investigación en curso, o por el contrario, ordenan su captura mientras concluye el proceso.

La defensa de Uribe ha calificado el expediente como "un montaje", al aducir que varias de las pruebas contra él fueron recabadas de forma ilegal mediante interceptaciones telefónicas.