Lima. El ex presidente peruano Alan García aseguró que durante su gobierno no se vendió frente a las investigaciones que lleva a cabo la Justicia peruana por la presunta recepción de coimas del consorcio brasileño Odebrecht.

"Que quede claro a mis enemigos. Pueden odiarme, pero no me vendo", expresó García que gobernó este país durante dos periodos 1985-1990 (primer periodo) y 2006-2011 (segundo periodo), expresó.

Según el ex gobernante, pese a las dilatadas investigaciones al que se encuentra sometido por parte del Ministerio Público no le han podido comprobar ni una cuenta ni un soborno en su haber como político.

"A muchos candidatos de oposición, incluso sabiendo que no iban a ser elegidos, los apoyamos de alguna manera", expresó el político peruano.

De acuerdo a las investigaciones que lleva a cabo la Fiscalía de Lavado de Activos de este país, García supuestamente recibió un aporte de Odebrecht durante la campaña electoral de 2006.

En febrero de este año, el ex responsable del consorcio brasileño en Perú, Jorge Barata, declaró ante la fiscalía peruana que hizo un aporte financiero de 200.000 dólares a la campaña electoral que lo llevó a García a la Presidencia por segunda vez.