Lima.- El expresidente peruano Alan García ingresó a la embajada de Uruguay en Perú y solicitó asilo horas después de que un juez le prohibió salir del país durante 18 meses mientras es investigado por el presunto delito de corrupción en un caso relacionado con la brasileña Odebrecht, dijo este domingo el Gobierno de Lima.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Perú informó en un comunicado que el embajador de Uruguay en Lima le comunicó que el exmandatario García, quien gobernó el país dos veces (1985-1990 y 2006-2011), ingresó en horas de la noche de este sábado a su residencia en un barrio de la ciudad.

García "ha solicitado asilo a ese país, conforme a lo dispuesto por la Convención sobre Asilo Diplomático de 1954, de la cual son parte el Perú y Uruguay", dijo la cancillería.

Tras la información, el presidente peruano, Martín Vizcarra, afirmó en un mensaje por Twitter que en el país no existe ningún perseguido político, como el exmandatario lo había afirmado en medio de las acusaciones de corrupción en su contra.

"No existe persecución política en el Perú, y todos los peruanos debemos allanarnos a la justicia, sin excepciones. Reafirmo nuestro compromiso con el respeto irrestricto de la división de poderes, la Constitución y los tratados internacionales", dijo Vizcarra a traves de la red social.

Un juez resolvió el sábado prohibir la salida del país durante 18 meses al expresidente García, mientras es investigado por presuntos sobornos en la construcción de un tren eléctrico en Lima por parte de la brasileña Odebrecht.

Es la segunda vez que García, de 69 años, pide asilo a un país sudamericano cuando encara investigaciones judiciales.

En 1992, luego de un autogolpe del expresidente Alberto Fujimori cuando cerró el Congreso, García ingresó a la embajada de Colombia en medio de acusaciones de corrupción y enriquecimiento ilícito durante su primer Gobierno.

Colombia le concedió el asilo y García vivió cerca de 10 años entre