Lima.- El fiscal general de Perú, Pedro Chávarry, dijo este martes que su renuncia busca garantizar la independencia del Ministerio Público, luego de ser cuestionado por presuntos vínculos con una red de corrupción y ser acusado de obstaculizar las investigaciones de sobornos de la brasileña Odebrecht.

Chávarry, quien asumió su cargo en julio por un periodo de tres años, dijo en su carta de renuncia que su salida se produce para impedir la "amenaza de intervenir" la Fiscalía, luego que el presidente Martín Vizcarra presentó un proyecto de ley que declara en emergencia al Ministerio Público.

La carta de renuncia fue presentada ante la Junta de Fiscales Supremos de Perú, la que aceptó la petición del fiscal general, Pedro Chávarry.

Chávarry será reemplazado temporalmente por la fiscal suprema Zoraida Ávalos, hasta que el nombramiento oficial de un nuevo Fiscal de la Nación, según ese organismo.

El fiscal Gálvez, integrante de la Junta de Fiscales Supremos, informó que la renuncia se aceptó de inmediato y que se ha designado a Ávalos como fiscal de la Nación interina, dado que el fiscal Pablo Sánchez declinó a favor de su colega. "La doctora Ávalos de todas maneras va a asumir el cargo de forma definitiva en una próxima junta", aclaró Gálvez.

El presidente Vizcarra había pedido la renuncia de Chávarry en octubre tras destaparse una red de tráfico de influencias en el sistema judicial donde se pactaban nombramientos y condenas.

Chávarry detonó una nueva crisis judicial hace una semana tras despedir a dos fiscales que investigan presuntos sobornos de la firma brasileña Odebrecht a políticos en el país y luego rectificarse por presión de Vizcarra.

"Una arbitraria orden judicial". Chávarry criticó además que el fiscal José Domingo Pérez, a cargo de las pesquisas por los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht en Perú, haya "irrumpido" en las oficinas de sus asesores "amparado en una arbitraria orden judicial". El exfiscal de la Nación se refirió así al allanamiento que Pérez realizó por orden judicial al despacho de uno de sus asesores en el marco de las investigaciones vinculadas al caso Odebrecht.

Pérez investiga los presuntos vínculos de Chávarry con la líder opositora Keiko Fujimori y el expresidente Alan García, entre otros, investigados por supuestamente haber recibido dinero de la empresa.

Este martes (8.01.2019) se conoció que los precintos de seguridad con los que el Pérez selló los ambientes allanados en la Fiscalía de la Nación el último fin de semana fueron quebrados antes de que pudiera seguir con sus pesquisas y que una colaboradora de Chávarry retiró documentación de esa oficina.

"Víctima de ataques mediáticos". Chávarry se quejó de que desde que asumió el cargo, en julio pasado, ha sido "víctima de ataques mediáticos, con falsas afirmaciones y denuncias" por parte de congresistas, organismos no gubernamentales y periodistas. "No solamente han empañado mi trayectoria y perjudicado mi buen nombre y prestigio, sino que han logrado poner en mi contra a la población", aseguró el ex fiscal general.

El fiscal Gálvez, integrante de la Junta de Fiscales Supremos, informó que la renuncia se aceptó de inmediato y que se ha designado a Ávalos como fiscal de la Nación interina, dado que el fiscal Pablo Sánchez declinó a favor de su colega. "La doctora Ávalos de todas maneras va a asumir el cargo de forma definitiva en una próxima junta", aclaró Gálvez.

La crisis en el Ministerio Público, que Chávarry aludió como supuestas interferencias de otros poderes del Estado, provocó que el presidente de Perú, Martín Vizcarra, presentase un proyecto de ley al Congreso para declarar en emergencia al Ministerio Público. La medida de Vizcarra respondió a la decisión de Chávarry de destituir a los fiscales encargados del caso Odebrecht en el país, que luego rectificó, ante la presión política y ciudadana que se movilizó en pleno Año Nuevo exigiendo su renuncia al cargo.

* Con información de Reuters y DW.