Nueva York. Las autoridades de Estados Unidos investigaron al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, en una pesquisa sobre tráfico de drogas a gran escala y lavado de dinero, de acuerdo a un reciente reporte de un tribunal.

El informe presentado este martes ante un tribunal federal de Manhattan se relaciona con un caso de narcotráfico contra el hermano de Hernández, Juan Antonio "Tony" Hernández, e hizo pública una solicitud de la fiscalía en 2015 para conseguir datos de correos electrónicos del presidente y varias personas cercanas a él.

La oficina de la fiscalía en Manhattan que hizo la solicitud no pudo ser contactada para hacer comentarios.

La presidencia de Honduras dijo en un comunicado que el mandatario fue acusado falsamente junto con sus colaboradores por narcotraficantes en Estados Unidos, "molestos por haber sido perseguidos y extraditados" por su gobierno.

Entre los investigados también aparecen la hermana de Hernández, Hilda, y varios miembros de la familia Rosenthal, propietaria del conglomerado Grupo Continental y que ha participado de forma activa en la política hondureña.

"Esa investigación, realizada en el año 2015, determinó que ni siquiera había indicios para presentar cargos contra el gobernante hondureño o alguno de sus cercanos colaboradores", agregó.

La Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) comenzó a investigar a Hernández alrededor de 2013, según el documento.

Entre los investigados también aparecen la hermana de Hernández, Hilda, y varios miembros de la familia Rosenthal, propietaria del conglomerado Grupo Continental y que ha participado de forma activa en la política hondureña.

El presidente hondureño, un abogado conservador que llegó al poder en 2014, detuvo los homicidios con una política de mano dura contra los cárteles de la droga y las pandillas callejeras que ha sido apoyada por Estados Unidos y criticada por grupos de derechos humanos.

Tony Hernández fue arrestado en Miami en noviembre. Un líder de la pandilla Cachiros dijo durante un juicio en marzo de 2017 en Nueva York que "Tony" Hernández había aceptado un soborno para ayudar a lavar fondos provenientes de la venta de drogas.