Río de Janeiro. La Fiscalía de Brasil ha detectado "fuertes indicios" de blanqueo de capitales en varios operaciones inmobiliarias en la que participó el senador Flávio Bolsonaro, hijo del presidente, Jair Bolsonaro, después de poner en duda la "impresionante" revalorización alcanzada en un corto periodo de tiempo.

En concreto, el Ministerio Público ha puesto en duda la legalidad en la compra y posterior venta de tres inmuebles adquiridos en Río de Janeiro en 2012 y 2016. Los dos primeros, adquiridos por 170.000 reales (unos US$33.000) y 140.000 reales (unos US$27.300), fueron vendidos en menos de dos años con "una impresionante revalorización de más del 200%".

El tercer inmueble, adquirido por más de 1,7 millones de reales (casi US$333.000). La Fiscalía sospecha en este caso que parte del dinero procedía de una tercera persona que no era ni Flávio Bolsonaro ni su mujer, Fernanda Antunes Figueira Bolsonaro, según G1.

El Ministerio Público entiende que los datos dan pie a pensar que los registros de la compra "estaban infravalorados", "un 'modus operandi' típico de quienes tienen la intención de ocultar el origen ilícito de unos recursos y convertirlos en activos legales".

Sin embargo, al mismo tiempo también ha asumido que los posibles delitos no entrarían dentro del ámbito federal, por lo que ha propuesto que la Fiscalía de Río de Janeiro los examine.