Bogotá. La Fiscalía de Colombia ha ordenado este miércoles iniciar los trámites para que se lleve a cabo una investigación sobre el supuesto fraude electoral que se cometió durante la campaña de las generales de 2018 y que colocaron a Iván Duque en Casa Nariño.

La orden de la Fiscalía llega después de que saliera a la luz una conversación telefónica en la que el ganadero Guillermo 'Ñeñe' Hernández, recientemente asesinado en Brasil, hablaba de la necesidad de "ponerse las pilas" y empezar a "buscar plata para pasar bajo la mesa" y "soltarla en los departamentos".

El asesinato de 'Ñeñe' durante un supuesto atraco en Brasil ha motivado otra investigación paralela en la que el ganadero podría estar implicado en la muerte de Óscar Eduardo Rodríguez, hijo del empresario Carlos Rodríguez, quien, según apunta el diario 'El Espectador', le debía dinero a Hernández.

Durante las pesquisas se ha interceptado una conversación en la que Hernández y otra persona, cuya identidad se desconoce, hablaban acerca de las labores que debían hacer durante la segunda vuelta electoral que enfrentaba a Duque, a quien apoyó públicamente, y Gustavo Petro.

El interlocutor desconocido con el que charló 'Ñeñe' Hernández aseguró que "Iván" y "Uribe" le enviaron a las ciudades de Manaure, Uribía, Riohacha y Maicao, con el fin de "ganar en La Guajira",

"Nos tenemos que poner las pilas, hay que buscar plata para pasar bajo la mesa para soltarla en los departamentos", afirmó 'Ñeñe' Hernández, quien lamentó no disponer esta vez del dinero "que se robaron de Vargas Lleras", en referencia al que fuera vicepresidente Germán Vargas Lleras durante parte del mandato de Juan Manuel Santos.

En la conversación, el interlocutor desconocido con el que charló 'Ñeñe' Hernández aseguró que "Iván" y "Uribe" --supuestamente el expresidente Álvaro Uribe-- le enviaron a las ciudades de Manaure, Uribía, Riohacha y Maicao, con el fin de "ganar en La Guajira", un departamento colombiano situado a las costas del mar Caribe.

Aída Merlano y las denuncias de compra de votos. La excongresista del Partido Conservador Aída Merlano, presa en Venezuela, tras huir de la Justicia colombiana tras ser acusada de fraude electoral, denunció ante las autoridades de Caracas que estaba siendo perseguida por el presidente Iván Duque, a quien acusó de haber sido parte de un plan para comprar votos en el norte de Colombia y lograr así la presidencia del país en 2018.

Merlano ha acusado a importantes familias políticas de Colombia de estar detrás de una trama corrupta de compra de votos en la región Caribe y ha asegurado contar con pruebas suficientes para hacer "caer" a importantes figuras de la política de su país.

"Siempre fui un peligro por toda la información que manejaba", dijo Merlano frente a las autoridades venezolanas durante una vista preliminar del juicio al que se deberá enfrentar por falsificación de documentos, usurpación de identidad y entrada ilegal al país.

"Tengo pruebas, vídeos, audios, pruebas escritas, contratos y licitaciones amañadas. Todos caerían con las pruebas que yo tengo", aseguró Merlano, quien se consideró "objetivo militar" de un "montaje político" en su contra cuando decidió "independizarse".