Lima. Los fiscales del equipo especial de Lava Jato en Perú desarrollaron un operativo de allanamiento a inmuebles vinculados al partido fujimorista Fuerza Popular, ubicados en los distritos de Santiago de Surco y Miraflores, con fines de incautación de documentos en el marco de la investigación contra Keiko Fujimori.

El fiscal José Domingo Pérez, informó que el allanamiento tuvo como objeto recuperar documentación que fue retirada de locales de Fuerza Popular durante los registros que se efectuaron el 7 de diciembre del 2017.

Refirió que el Ministerio Público tiene información de que dos personas vinculadas al partido fujimorista sustrajeron documentación del alcance de los fiscales durante la diligencia que que llevaron a cabo hace año y medio.  

“Serían dos personas que sustrajeron documentación que era necesaria, con lo cual nuevamente se evidencia que la investigación que se sigue contra Fuerza Popular desde el inicio se ha estado obstruyendo y obstaculizando con el objeto de que no se descubra la verdad”, declaró Pérez Gómez a la prensa. 

El 7 de diciembre del 2017, la Fiscalía intervino dos locales vinculados a Fuerza Popular. “Ese día se informa a la Fiscalía de la Nación, de los actos de obstrucción de que fuimos víctimas los fiscales que participamos, y se hizo la relación de los congresistas que intervinieron indebidamente. Ha continuado la investigación y se ha determinado que se sustrajeron documentos del alcance de la Policía y Fiscalía", manifestó.

Pérez Gómez recordó que el propósito de esa diligencia era "allanar, registrar e incautar" documentos para la indagación que en ese momento inicialmente era contra el partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori y otras personas vinculadas.

Asimismo, dijo que el material sustraído se encontraría a disposición de dos personas, que no son congresistas, en los inmuebles allanados este martes; sin embargo, informó que la vivienda de Miraflores se encontraba deshabitada al momento de realizar la diligencia.

Mencionó que la fiscalía del caso Lava Jato maneja dos hipótesis sobre los documentos retirados durante los allanamientos: una, es que se encontraría oculta en las viviendas intervenidas, o que el material habría sido incinerado.