Lima.- Por medio de su ministro de Defensa, José Huerta, el Gobierno de Perú criticó al expresidente Alan García, luego de que surgieran rumores anónimos sobre la supuesta preparación de un "autogolpe” de Estado. Las críticas se enfocaron en García luego de que éste, a través de las redes sociales, deslizó insinuaciones al respecto.

"Las Fuerzas Armadas son absolutamente responsables de cuidar lo establecido en nuestra Constitución. Somos defensores de la democracia porque creemos que es la mejor forma de gobierno", dijo ante reporteros Huerta, un general en retiro del Ejército. "No sé qué motivación tendrá García, pero no estamos comprometidos en absoluto en nada de eso (un golpe)", insistió.

El expresidente, líder del Partido Aprista Peruano (PAP), defendió a su aliada Keiko Fujimori, en prisión preventiva desde esta semana por 36 meses mientras se le procesa por supuestos lavado de activos y crimen organizado, preguntándose si Perú no se encontrará en medio de una asonada militar. "¿Es un golpe de Estado?”, se preguntó García en las redes, tras asegurar que la medida contra Fujimori es impulsada por el presidente Martín Vizcarra.

Vizcarra niega todo. Poco más tarde, otro referentes del PAP, Javier Velásquez Quesquén, añadió que el quiebre democrático es "inminente". Después, en las redes circularon versiones de origen desconocido en las que se habla de que Vizcarra tomará el poder absoluto la noche del domingo para perseguir a la oposición de derecha. Las notas no aportan pruebas y analistas independientes les niegan cualquier credibilidad.

El presidente, cuya aprobación popular sube rápidamente en medio de su cruzada contra la corrupción, ya había salido en la mañana a negar cualquier pretensión golpista y a ratificar que la actuación del Poder Judicial es totalmente ajena al Ejecutivo. "Que quede bien claro: somos absolutamente respetuosos de la Constitución y la división de poderes. Debemos trabajar juntos en la lucha contra la corrupción, en democracia, sin amenazas, ni blindajes”, escribió Vizcarra en Twitter.

García, de 69 años y quien gobernó como izquierdista de 1985 a 1990 y como derechista de 2006 a 2011, es también sospechoso de recibir dinero ilícito de la constructora brasileña Odebrecht, aunque en su caso aún no hay proceso, como sí los hay contra los exjefes de Estado Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski.