Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha declarado este jueves la "emergencia permanente" por la pandemia de coronavirus, lo cual incluye la suspensión durante al menos 15 días de las conexiones aéreas con Europa, Colombia y Panamá.

"Declaramos en emergencia permanente a nuestro sistema de salud para atender los casos de coronavirus que sean detectados", ha dicho en una rueda de prensa, según informan los medios venezolanos.

El inquilino del Palacio de Miraflores ha subrayado que las medidas adoptadas por el Gobierno son meramente de carácter preventivo porque en Venezuela aún no se ha presentado ningún caso.

Una de las medidas preventivas que ha anunciado en la rueda de prensa es la suspensión durante 15 días de "los vuelos procedentes de Europa, Colombia y Panamá a partir del 15 de marzo".

También ha anunciado la suspensión de las concentraciones masivas, tales como la asistencia a conciertos y museos y "todas las posibilidades que en sitios de aglomeración se cree el cultivo para la propagación".

De momento, ha descartado el cierre de los centros educativos pero ha aclarado que "si toca suspender clases en todo el país se garantizará la continuidad del año escolar a través de las vías tecnológicas".

De momento, ha descartado el cierre de los centros educativos pero ha aclarado que "si toca suspender clases en todo el país se garantizará la continuidad del año escolar a través de las vías tecnológicas".

Asimismo, ha contado que el Gobierno ha solicitado la "colaboración" de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de China para combatir el coronavirus. En concreto, ha indicado que al gigante asiático le han pedido que envíe los "doctores y científicos que han dado la batalla al coronavirus para tener los conocimientos".

No obstante, ha defendido que el sistema de salud venezolano está preparado para enfrentar la pandemia. "La moral de los profesionales de la salud está bien alta" porque "están bien preparados", ha aseverado.

En este contexto, el mandatario bolivariano ha reclamado a su homólogo estadounidense, Donald Trump, "que levante las sanciones para comprar tratamientos y medicinas" para los pacientes de coronavirus que surjan.

Además, ha pedido "que no se politice este tema". "La pandemia del coronavirus no se trata de unas diferencias políticas, se trata de la amenaza a la salud y a la vida los pueblos del mundo y de Venezuela. Les pido seamos ejemplo para resolver esta situación. Estamos preparados para apoyarnos", ha declarado.

El brote que se declaró el pasado mes de diciembre en la ciudad china de Wuhan y que ya se ha extendido a todo el mundo ha dejado un saldo de más de 4.700 muertos y más de 127.000 casos confirmados, aunque también hay más de 68.000 recuperados.