Lima. El presidente peruano, Martín Vizcarra, anunció este lunes el despliegue de sus ministros para atender las regiones afectadas por "huaicos" (deslizamientos de tierra) a causa de las lluvias que han dejado al menos 10 muertos, más de 1.800 afectados y decenas de pueblos aislados.

"Se ha dispuesto en estas circunstancias que cada ministro tenga como responsabilidad una región para que esté presente y en coordinación permanente con esta región, sus alcaldes, gobernadores y con su población", expresó Vizcarra en conferencia de prensa.

Precisó que el envío de ayuda humanitaria a las áreas afectadas en zonas altoandinas se lleva a cabo con el apoyo de la Fuerza Aérea de Perú (FAP).

"En algunas regiones precisamente por la interrupción de las vías de comunicación, de las carreteras, se han establecido puentes aéreos, se han asignado helicópteros o aviones en función de las necesidades", subrayó.

Dijo que su administración hará llegar a las poblaciones afectadas, especialmente de las zonas del sur andino, la ayuda humanitaria necesaria para atender las necesidades de las familias damnificadas.

"El gobierno pone todo su esfuerzo para atender sus necesidades en esta situación de emergencia", comentó Vizcarra, poco después de supervisar el envío de 500 toneladas de ayuda humanitaria a las zonas afectadas.

Localidades de los departamentos de Arequipa, Ancash, La Libertad, Lima, Moquegua, Puno, Pasco y Tumbes fueron declaradas en emergencia para facilitar la entrega de ayuda.

Las lluvias torrenciales en zonas altoandinas continuarán durante algunos días en Perú, con la posibilidad de nuevos desbordes de ríos y más deslizamientos, según las previsiones del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

En 2017, los deslizamientos y desbordes de ríos a causa de las lluvias dejaron 99.475 damnificados y 10.538 viviendas destruidas en Perú, así como afectaciones en infraestructura y carreteras.