Santiago. El Grupo de Lima pidió al secretario general de Naciones Unidas, a la Asamblea General y al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) “tomar acciones para evitar el progresivo deterioro de la paz y la seguridad” en Venezuela, luego de la reunión sostenida en Santiago entre representantes de los países que lo componen.

En concreto, los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, y la representante de Guaidó en Chile, Guarequena Gutiérrez, suscribieron a la declaración en que también pidieron a la ONU ayudar a la población y los migrantes del país petrolero.

En una declaración leída por el canciller chileno, Roberto Ampuero, la instancia calificó de “ilegítimo y dictatorial”, y como una amenaza a la paz y seguridad internacional con efectos regionales y globales a la administración de Nicolás Maduro, llamando a otros países a reconocer al líder opositor, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela.

Con esto en mente, pidieron “el cese inmediato de la usurpación” de Maduro como una condición inamobible, además de la libertad de los presos políticos, entre otras demandas.

Los países miembros del Grupo pidieron “el cese inmediato de la usurpación” de Maduro como una condición inamobible, además de la libertad de los presos políticos, entre otras demandas.

Para esto, llamaron “al Sistema Interamericano de Derechos Humanos y al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas a dar atención prioritaria a la situación en Venezuela.

La instancia también llamó a países del Grupo Internacional de Contacto, como México, Uruguay y Bolivia, a converger con el Grupo de Lima, para exigir el cese de la "usurpación" y la celebración de elecciones libres.

Asimismo, se dirigieron a la comunidad internacional, especialmente a Rusia, China, Cuba y Turquía, para que favorezcan el proceso de transición "por el impacto negativo que su apoyo al régimen ilegítimo de Maduro causa a nuestra región".

Rechazan amenaza de intervención militar. En la conclusión del encuentro, al que no asistió México, el Grupo de Lima rechazó cualquier amenaza o acciones que impliquen una intervención militar en Venezuela y pidió el retiro inmediato de servicios de inteligencia o militares que se han desplegado en el país petrolero.

También exhortó a la comunidad internacional a avanzar en sanciones contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Los países "condenan la injerencia extranjera en ese país y demandan el retiro inmediato de los servicios de inteligencia, seguridad y fuerzas militares que se han desplegado en ese país sin amparo en la Constitución venezolana", dijo el comunicado de la reunión celebrada en Santiago.

La reunión del Grupo de Lima de este lunes fue instalada con presencia del presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien en sus palabras aseguró que a Nicolás Maduro le queda poco tiempo.

”Tenemos que dar pasos adicionales, por eso nuestra sugerencia es hacer todo lo posible para que ingrese la ayuda humanitaria, es un tema de vida o muerte”, manifestó el mandatario.

La próxima reunión del organismo se realizará en Guatemala.

*Con información de Biobiochile y Reuters.