De forma sorpresiva, la senadora beniana Jeanine Añez presidió la sesión de Asamblea Legislativa como presidente del Senado e inmediatamente después asumió la Presidencia de Bolivia con la misión de convocar en el tiempo más breve posible a nuevas elecciones. Leyó un documento en el que dio por hecho la renuncia de Evo Morales y de García Linera.

Apoyada en el artículo 170 de la Constitución Política del Estado, explicó que en este caso se “materializa la ausencia definitiva por el abandono del territorio nacional por parte del Presidente y Vicepresidente, operando el impedimento material respecto al ejercicio de la Presidencia, lo que obliga a aplicar la sucesión Presidencial”.

Inmediatamente después se declaró Presidenta de Bolivia. “Aquí se está frente a una sucesión presidencial originada en la vacancia de la Presidencia del Estado, ante la ausencia definitiva del Vicepresidente (…) asumo de inmediato la Presidencia del Estado, prevista en el orden constitucional”, explicó.

Se fijó como primera tarea la convocatoria a próximas elecciones nacionales, sin adelantar tiempo o plazos. Los senadores presentes festejaron la decisión y ni bien terminó de hablar Añez le fueron a expresar sus felicitaciones.

Luego del acto se trasladó con legisladores de oposición al viejo Palacio Quemado, donde con la Biblia en la mano llamó a la unidad. “Nosotros apostamos” por vivir en democracia, en libertad, en paz, sostuvo, mientras que lo que lo acompañaban gritaban; “!Sí se pudo¡”.

La beniana era segunda vicepresidenta y ante la ausencia de la Presidenta y de la Primea Vicepresidenta asumió la Presidencia del Senado.

Luego del acto se trasladó con legisladores de oposición al viejo Palacio Quemado, donde con la Biblia en la mano llamó a la unidad. “Nosotros apostamos” por vivir en democracia, en libertad, en paz, sostuvo, mientras que lo que lo acompañaban gritaban; “!Sí se pudo¡”.

Pidió un minuto de silencio en honor a los héroes, dijo, caídos en este proceso. Antes agradeció a la Policía y a las Fuerzas Armadas por su acompañamiento.

Sectores sociales protestaban a unas cuadras de Palacio de Gobierno en respaldo a Morales y cuestionando que se haya agraviado a la wiphala. Los dirigentes cívicos Lusi Fernando Camacho y Marco Pumari llegaron hasta plaza Murillo y destacaron lo hecho en el Legislativo. 

Añez, como 'número dos' del Senado, se declaró dispuesta a asumir de forma interina la Presidencia de Bolivia con el "único objetivo" de convocar nuevas elecciones.

Además de Morales, su vicepresidente y los titulares de las dos cámaras del Parlamento, decenas de cargos públicos han renunciado en estos días, lo que provocó que la senadora ascendiera en la línea sucesoria para asumir la Presidencia.

Morales y García, junto a la exministra Gabriela Montaño, llegaron este martes a México, que les concedió asilo político.

* Con información de La Razón de Bolivia y Europa Press.