La Paz. La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Añez, nombró este miércoles al nuevo Gabinete del país después de asumir la Presidencia para cubrir el vacío tras la dimisión y salida del país del ahora exmandatario Evo Morales.

Añez nombró a 11 de los 20 ministros que formarán su Gobierno, entre ellos varios legisladores de Unidad Demócrata (UD), el abogado del dirigente opositor y jefe del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, y una periodista.

La antigua vicepresidenta segunda del Senado nombró a la abogada Karen Logaric ministra de Asuntos Exteriores; al abogado de Camacho, Jerjes Justiniano Atalá, ministro de la Presidencia; al senador de la UD Arturo Murillo como ministro de Gobierno; a Luis Fernando López como ministro de Defensa y a la periodista Roxana Lizárraga, ministra de Comunicación.

El ex secretario de Economía de la Gobernación cruceña, José Luis Parada asumirá la cartera de Economía; la senadora de UD, María Elva Pinckert, la de Medio Ambiente y Agua; el senador de UD, Yerko Núñez, la de Obras Públicas; el diputado supraestatal por UD, Álvaro Coimbra, la de Justicia y Transparencia; el ex director del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) Mario Samuel Ordoñez, la de Desarrollo Rural y Tierras; y el diputado de UD, Álvaro Rodrigo Guzmán, la de Energías.

"Este consejo de ministros que presento hoy de forma parcial (...) incluye a personas conocedoras y especializadas como corresponde a un Gobierno de transición para restablecer de manera inmediata todos los servicios de las entidades públicas", señaló Añez, según ha recogido el diario 'Los Tiempos'.

 

Así, Añez destacó que la principal labor de su Gobierno será "restaurar la paz social, realizar elecciones libres y transparentes en el plazo más breve posible y traspasar el Gobierno a quienes los bolivianos elijan con plena legalidad y legitimidad democrática", subrayando que su "Presidencia transitoria" se llevará a cabo con "respeto absoluto al orden constitucional".

"Éste será un mandato de estricto orden provisional. Necesitamos reconciliar nuestro país para que los bolivianos podamos avanzar en una Bolivia libre y democrática", manifestó.

Añez defendió este miércoles su legitimidad, negando el "golpe de Estado" que denuncian el ya ex mandatario Evo Morales y sus aliados, prometiendo que solo se mantendrá en el cargo el tiempo necesario para celebrar unas nuevas elecciones que pongan fin a la crisis abierta tras los últimos comicios.

En un primer acto ejecutivo, Añez también ha designado este miércoles al nuevo mando de las Fuerzas Armadas, después de sostener una serie de reuniones con la cúpula militar.

La presidenta interna defendió igualmente este paso aseverando que "en estas designaciones se ha respetado la institucionalidad de las Fuerzas Armadas" porque "se ha designado a los oficiales mejor calificados".

Carlos Orellana es el nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas; Pablo Arturo Guerra Camacho, el jefe del Estado Mayor; Iván Patricio Inchausti, el del Ejército; Ciro Orlando Álvarez, el de la Fuerza Aérea; y Moisés Orlando Mejía, el de la Armada.