Brasilia.- El jefe de la agencia de asuntos indígenas de Brasil fue despedido este martes debido a presiones del Ministerio de Agricultura, que bajo la presidencia de Jair Bolsonaro busca abrir las reservas al uso comercial agrícola y minero.

El jefe de la Fundación Nacional del Indio (Funai), Franklimberg Ribeiro de Freitas, fue removido de su cargo por el Ministerio de la Mujer, Familia y Derechos Humanos, que supervisa a la Funai, confirmó la cartera.

En comentarios a los empleados de la agencia, Freitas culpó a Luiz Antônio Nabhan Garcia, secretario de asuntos de tierras del Ministerio de Agricultura, por su despido. Freitas dijo que Bolsonaro fue "muy mal asesorado".

En mayo, la Cámara baja del Congreso rechazó una propuesta de Bolsonaro para poner las decisiones sobre los reclamos de tierras indígenas en las manos del Ministerio de Agricultura y las mantuvo en la Funai.

El presidente alarmó a antropólogos y ambientalistas al planear asimilar a los 800.000 indígenas de Brasil y abrir las reservas al desarrollo comercial, incluso en la selva amazónica.

Azelene Inácio, exdirectora de la Funai, es un posible reemplazo de Freitas en la agencia.