Londres. Boris Johnson asumió el cargo de primer ministro británico este miércoles después de una audiencia con la reina Isabel, un momento que puso a un Brexiteer reconocido, en el control de la salida de Reino Unido de la Unión Europea por primera vez desde el referéndum de 2016.

Johnson ingresa a Downing Street en uno de los momentos más peligrosos de la historia británica posterior a la Segunda Guerra Mundial: el Reino Unido está dividido por su salida de la UE y debilitado por los tres años de crisis política que lo han afectado desde ese referéndum.

En sus primeras declaraciones desde la residencia de Gobierno en Downing Street, Johnson dijo que iba a trabajar en "un nuevo acuerdo, un mejor acuerdo" con la Unión Europea.

"Vamos a cumplir la reiterada promesa del Parlamento al pueblo y salir de la Unión Europea el 31 de octubre, sin peros ni condiciones", dijo.

Johnson, uno de los defensores del Brexit más prominentes de Gran Bretaña, se ha comprometido repetidamente a abandonar la Unión Europea para el 31 de octubre.

"Vamos a terminar el Brexit el 31 de octubre y vamos a aprovechar todas las oportunidades que brindará en un nuevo espíritu de poder", dijo Johnson después de que fue elegido como líder por miembros del Partido Conservador.

Pero su estrategia del Brexit prepara al Reino Unido para un enfrentamiento con la Unión Europea y lo empuja hacia una posible crisis constitucional, o una nueva elección.

"Vamos a terminar el Brexit el 31 de octubre y vamos a aprovechar todas las oportunidades que brindará en un nuevo espíritu de poder", dijo Johnson este martes después de que fue elegido como líder por miembros del Partido Conservador.

Para implementar el Brexit, Johnson nombrará a Dominic Cummings, el director de la campaña oficial Brexit Vote Leave, como asesor principal en Downing Street.

Los eventos de este miércoles combinaron una coreografía política británica con la realpolitik de designar un nuevo gobierno, que probablemente abarque a los partidarios del Brexit.

La primera ministra, Theresa May, se fue de Downing Street después de un cargo de tres años en la presidencia que se vio empañada por las crisis de Brexit. Ella formalmente presentó su renuncia a la reina Isabel.

May parecía estar luchando contra las lágrimas mientras la aplaudían fuera de la Cámara de los Comunes. Su ministro de finanzas, Philip Hammond, renunció.

Johnson tuvo un posible anticipo de confusión cuando, mientras conducía a su audiencia con la reina, los manifestantes de Greenpeace intentaron, pero no pudieron, bloquear el paso de su automóvil mientras su chofer los conducía.

La reina le pidió que formara una administración. Su título formal ahora es "Primer Ministro y Primer Señor del Tesoro".

"Boris construirá un gabinete que mostrará todos los talentos dentro del partido que realmente reflejan la Gran Bretaña moderna", dijo una fuente cercana a Johnson.