Río de Janeiro. El gobernador del estado de Río de Janeiro, Wilson Witzel, fue destituido temporalmente por la Corte Suprema de Justicia por presunta corrupción en la compra de suministros y servicios médicos para combatir el brote de COVID-19, dijeron fiscales brasileños en un comunicado.

Witzel, quien será suspendido de su cargo durante 180 días, también enfrenta un proceso de juicio político por investigaciones de corrupción por pagos ilegales mediante malversación de fondos públicos al bufete de abogados de su esposa Helena Witzel.

En un comunicado, los abogados de Witzel dijeron estar sorprendidos por la decisión del tribunal, al tiempo que esperaban tener acceso a los documentos que detallen las acusaciones en su contra.

Según información obtenida por Reuters, entre los detenidos se encuentran además del alcalde de Río, el presidente del PSC, Pastor Everaldo, y el abogado Lucas Tristão, ex secretario de Desarrollo Económico de Witzel.

La supuesta trama, según los fiscales, consistía en utilizar organizaciones no gubernamentales contratadas para combatir enfermedades, como el COVID-19, para malversar dinero para políticos.

La investigación también planteó la participación de diputados estatales en el esquema de desvío.

Según la Procuraduría General, se están realizando allanamientos en el palacios de Gobierno de Río de Janeiro, residencia oficial del gobernador; en el Palacio de Guanabara, sede del gobierno; en la residencia del vicegobernador, en la Asamblea Legislativa de Río, en la casa de la primera dama, Helena Witzel, así como en otras direcciones en los estados de Río de Janeiro, Espírito Santo, São Paulo, Alagoas, Sergipe y Minas Gerais y en Distrito Federal.