Lima. El Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria mantuvo el arresto domicilio a Pedro Pablo Kuczynski y rechazó el pedido del Ministerio Público para variar dicha medida de restricción e imponerle prisión preventiva.

El juez Jorge Chávez Tamariz, titular de la sala, indicó, como uno de sus argumentos para rechazar el requerimiento, que el Ministerio Público no ha probado que las visitas recibidas por Kuczynski hayan tenido un fin político.

Si bien el magistrado reconoció que han existido varias visitas al ex presidente, sostuvo que la restricción opera solo para testigos y peritos vinculados a la investigación que se le sigue a Kuczynski, por el caso Odebrecht.

“No es lógico ni razonable que todo trato en la casa de Kuczynski obedezca al fin de tener actividad política, a menos que la Fiscalía lo demuestre”, dijo el magistrado.

Además, el Juez Chávez recordó que el fiscal adjunto superior (con más jerarquía que el fiscal provincial Pérez) abdicó de la pretensión inicial de imponer prisión preventiva” en segunda instancia.

“No es lógico ni razonable que todo trato en la casa de Kuczynski obedezca al fin de tener actividad política, a menos que la Fiscalía lo demuestre”, dijo el magistrado al argumentar su decisión.

La decisión del juez  Tamariz fue apelada por el fiscal José Domingo Pérez.

Durante la audiencia, el fiscal José Domingo Pérez calificó como idónea, necesaria y proporcional la petición de variar el arresto domiciliario e imponer prisión preventiva contra Kuczynski.

En consecuencia, descartó un ensañamiento por parte de la fiscalía y que actúe de forma inhumana y políticamente. Recordó que fueron cuatro jueces, uno de primera instancia y tres en segunda instancia, los que señalaron que Kuczynski debería estar con prisión preventiva.

Pérez Gómez sostuvo que el ex mandatario incumplió con tres restricciones. La prohibición de comunicación con testigos en todas las investigaciones que tiene a su cargo, así como la de realizar reuniones sociales en el inmueble donde se encuentre detenido y la de efectuar actividad política directa e indirectamente.

El fiscal indicó que Kuczynski fue visitado por la vicepresidenta Mercedes Aráoz, los congresistas Carlos Bruce y Gilbert Violeta y los exministros Alfredo Thorne, Claudia Cooper, Bruno Giuffra, Cayetana Aljovín, Abel Salinas y Alfonso Grados.

Señaló que Carlos Bruce es testigo en el caso contra Alejandro Toledo y Gilbert Violeta, también en condición de testigo por los presuntos aportes de Odebrecht a la campaña presidencial de Kuczynski.

Finalmente, enfatizó que sí existe un peligro de fuga y obstaculización en Kuczynski. Además, indicó que no pudo acreditarse una enfermedad grave, incurable o incapacidad física permanente que le impida salir del país. 

A su turno, César Nakazaki, abogado defensor de Kuczynski, consideró que el Ministerio Público no ha probado que su patrocinado haya realizado actividad política a través de las visitas que recibió en su vivienda, donde cumple detención domiciliaria.

En la audiencia señaló que "no se ha violado" la regla de conducta que prohíbe realizar actividad política porque solamente el registro de visitas no lo prueba.

"El fiscal (José Domingo Pérez) necesitaría probar el contenido. Y en materia de visitas no hay ninguna restricción [...] No dice solo visitas médicas, solo visitas de abogado, ninguna restricción", aseveró.

Nakasaki manifestó que los políticos que visitaron al expresidente "son sus amigos de toda la vida" y ello no demuestra que haya sido una reunión de carácter político.

A su salida de la audiencia, el abogado defensor confirmó que Pedro Pablo Kuczynski fue internado en una clínica local para realizarse chequeos médicos debido a su delicado estado de salud. Además, dijo, su estado emocional se deterioró en los últimos días debido al pedido de la fiscalía para imponerle prisión preventiva.