Lima.- Por medio de una carta difundida en la red social Twitter este sábado, la líder de Fuerza Popular (FP), Keiko Fujimori, dijo sentir un "profundo dolor” y "soledad” tras ser puesta en prisión preventiva por 36 meses, mientras dura la investigación por el presunto lavado de activos en que habría participado, en el marco de su campaña presidencial del año 2011.

"Mantengo la fe en que se respete el debido proceso y la presunción de inocencia. Espero enfrentar esta investigación en libertad y que todos podamos conocer la verdad", escribió la dirigente opositora desde el penal limeño de Santa Mónica, donde se encuentra sometida a estrictas medidas de seguridad y con escaso contacto con otras detenidas.

También respondió el mensaje que su padre, el preso expresidente Alberto Fujimori (condenado a 25 años por 25 asesinatos y dos secuestros agravados), le envió en la víspera para pedirle perdón por haber fomentado su ingreso a la política. "Tú no eres el culpable que yo haya decidido entrar en política. Lo hice porque desde niña fui testigo de cómo transformaste la vida de muchas personas", aseguró.

Críticas al juez. "¡Te quiero mucho! Nada ni nadie podrá separarnos. Eres mi ejemplo de valentía y perseverancia. Te pido que estés tranquilo y resistas. Solo falta un poco más", agregó Keiko, de 43 años, a su padre. También agradeció a su madre, esposo, hermanos y congresistas de FP por apoyarla en el proceso judicial que considera "una persecución política".

La líder de FP criticó al juez Richard Concepción Carhuancho por dictar la prisión preventiva "de manera arbitraria, sin guardar siquiera las apariencias de un debido proceso". Agregó que "para sustentar semejante decisión, utilizó los dichos del testigo protegido N°3 que no han sido corroborados y que claramente miente. Y utilizó además unos chats de coordinación política, que nada tiene que ver con aspectos legales”, expresó.

Fujimori es acusada por la Fiscalía de liderar una organización criminal en FP para lavar un millón de dólares que le aportó la constructora brasileña Odebrecht a su campaña presidencial de 2011. El juez estimó que hay "indicios razonables" de que Keiko cometió delitos graves y de que existen riesgos de que si está libre intente fugarse o alterar el proceso con sus influencias.