Sao Paulo. Las entidades que representan al poder judicial y los fiscales de Brasil han expresado su preocupación por la situación política actual del país y han dicho que genera un "riesgo institucional flagrante", al tiempo que piden equilibrio y sentido común para garantizar la armonía entre los poderes.

El comunicado ha sido publicado un día después de que el ministro Celso de Mello, magistrado del Tribunal Federal Supremo (STF), enviara un mensaje a los interlocutores asegurando que los bolsonaristas quieren establecer una "dictadura militar despreciable y abyecta" y compara la situación en Brasil, "manteniendo las debidas proporciones", con lo que sucedió en la Alemania nazi con Adolf Hitler, según una fuente que tuvo acceso al mensaje, obtenido por Reuters.

La nota de este lunes menciona "episodios que han ocurrido en las últimas semanas", sin detallar cuáles, y afirma que no contribuyen a combatir las crisis sanitarias y económicas causadas por la pandemia de Covid-19, una enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus que ya ha infectado a más de 500.000 personas y ha dejado casi 30.000 muertos en Brasil.

"Ningún ataque contra las instituciones y quien las represente será útil para enfrentar los problemas reales de la sociedad brasileña", dice el documento, que defiende el estado de derecho democrático y respeta la Constitución y sus principios.

El ministro Celso de Mello, decano del Tribunal Federal Supremo, envió un mensaje en el que decía que los bolsonaristas quieren establecer una "dictadura militar despreciable y abyecta" y compara la situación en Brasil, "manteniendo las debidas proporciones", con lo que sucedió en la Alemania nazi con Adolf Hitler,

"Cualquier acto que viole el libre ejercicio de los Poderes y el Ministerio Público, en cualquiera de las esferas federales, si no se evita, será, por lo tanto, objeto de una reacción institucional inmediata y efectiva", añade el texto.

La nota va suscrita por la Asociación Nacional de Miembros del Ministerio Público (Conamp), la Asociación de Magistrados Brasileños (AMB), Asociación Nacional de Fiscales Laborales (ANPT), Asociación Nacional de Magistrados de Justicia Laboral (Anamatra), Asociación Nacional de Fiscales (ANPR), Asociación de Jueces Federales de Brasil (Ajufe), Asociación de Magistrados del Distrito Federal y Territorios (Amagis / DF), Asociación Nacional del Ministerio Público Militar (ANMPM) y Asociación del Ministerio Público del Distrito Federal y Territorios (AMPDFT) .

El documento fue publicado después de que el presidente Jair Bolsonaro participó nuevamente, este domingo, en una protesta en la que los partidarios defendieron la agenda antidemocrática. 

El texto se sumó a un manifiesto en defensa de la democracia firmado por más de 1.600 personalidades brasileñas de diferentes sectores, incluido el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, el gobernador de Maranhão, Flávio Dino, el presentador Luciano Huck y la actriz Fernanda Montenegro.

Bolsonaro ha participado durante varios fines de semana en manifestaciones a favor del gobierno y de una agendas que parece promover el cierre del Congreso Nacional y la Corte Suprema Federal, y una intervención militar en el país. 

En la protesta de este domingo, algunos portaban carteles en repudio a la Corte Suprema, como "bajo de la dictadura del STF". Un manifestante llevaba una bandera brasileña con la frase "intervención en el STF y el Congreso".

Las protestas y la participación del presidente Bolsonaro en los actos, generan aglomeraciones y contradicen las recomendaciones sanitarias para frenar el progreso del coronavirus.

El presidente Bolsonaro, dijo a sus partidarios este lunes que deberían cancelar las protestas contra el Supremo Tribunal el próximo fin de semana, por los enfrentamientos violentos de este domingo.

"Dejen las cosas tranquilas el domingo", dijo el presidente de derecha, refiriéndose a las protestas, a las puertas de su residencia oficial, el día después de que saludó a sus partidarios a caballo en un mitin.

 

La semana pasada, Bolsonaro también criticó duramente a la Corte Suprema, luego de que el juez Alexandre de Moraes, relator de la investigación sobre noticias falsas y amenazas y delitos contra los ministros de la Corte, determinó que la Policía Federal debería llevar a cabo órdenes de búsqueda e incautación contra los aliados del máximo tribunal.

La investigación señala que el presidente Bolsonaro estaría involucrado en el financiamiento de la difusión y difusión de información falsa.

El día después de la operación, Bolsonaro dijo que no aceptaría más medidas como esa. "No sumerjan a Brasil en una crisis política", advirtió, instando al tribunal a suspender la investigación.

La confrontación entre Bolsonaro y la corte empujó a Brasil a una crisis política en medio del segundo peor brote de coronavirus del mundo que paralizó la economía más grande de América Latina.

"Como la Alemaia nazi". El juez Celso de Mello es el relator de la investigación para conocer si el presidente Jair Bolsonaro, acusado por el ex ministro de Justicia Sergio Moro, intentó interferir en el mando de la Policía Federal. El magistrado es uno de los principales objetivos de crítica de Bolsonaro y de las manifestaciones progubernamentales que han tenido lugar durante varios domingos.

El decano de la máxima Corte dijo que, manteniendo las proporciones adecuadas, "el huevo de la serpiente parece eclosionar en Brasil, de manera similar a lo que sucedió en la República de Weimar (1919-1933)".

"Es necesario resistir la destrucción del orden democrático, para evitar lo que pasó en la República de Weimar cuando Hitler", escribió  en el texto. Recordó que la ley nazi le otorgó plenos poderes que "le permitieron legislar sin la intervención del Parlamento alemán".

 

Alta tensión. Las tensiones de Bolsonaro con el Poder Judicial aumentaron hace un par de semanas, cuando el juez Celso de Mello difundió un video de una reunión de gabinete donde uno de los ministros dijo que los jueces de la corte suprema deberían estar en prisión.

El tribunal hizo público el video en una investigación separada sobre la presunta interferencia del presidente en la Policía.

En el video, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dije a sus ministros que no está dispuesto a ver a su familia o amigos "jodidos" debido a que no podía cambiar a funcionarios de seguridad. Bolsonaro dijo que era su prerrogativa cambiar a funcionarios policiales, a sus jefes o incluso a un ministro.

"He intentado cambiar oficialmente a nuestra gente de seguridad en Río de Janeiro y no he podido hacerlo. Eso se acabó. No voy a esperar a que mi familia o mis amigos se jodan", dijo Bolsonaro.

"Si no puedes cambiar (al oficial), cambia a su jefe. ¿No puedes cambiar al jefe? Cambia al ministro. Fin de la historia. No estamos bromeando", agregó.

*Con información de Reuters.