Bogotá. La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido político surgido de la extinta guerrilla de las FARC, ha reclamado este martes al presidente de Colombia, Iván Duque, que "pare el genocidio", en alusión a los asesinatos de antiguos combatientes y líderes sociales.

"Duque, pare el genocidio. Hay que ponerle punto final a este baño de sangre", ha dicho el senador de la FARC, Carlos Lozada a través de Twitter, instando al Gobierno a "salir de la inercia que lo hace cómplice".

Lozada se ha referido a los últimos asesinatos de ex guerrilleros, uno de los cuales tuvo lugar el lunes en Chocó, mientras que en Huila se produjeron otros dos durante el pasado fin semana, de acuerdo con el diario colombiano 'El Espectador'.

"No vamos a dejar a los ex combatientes solos, no vamos a permitir que los hampones nos los sigan arrebatando", dijo el consejero presidencial para la Consolidación y la Estabilización, Emilio Archila, tras los dos asesinados en Huila.

La firma en 2016 del acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC ha provocado, paradójicamente, una nueva ola de violencia en Colombia debido, sobre todo, a la pugna entre grupos rivales para el control del territorio.

La FARC ha transmitido su "profunda preocupación" por lo que considera "un exterminio en marcha" durante la reunión que ha celebrado este martes con la Misión de la ONU en Colombia, según ha informado su líder, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', en la red social.

La FARC ha convocado una cacerolada de protesta a las 18.00 (hora local) para protestar por los asesinatos de "quienes le apostaron a la paz". "La sociedad colombiana se debe pronunciar y exigir al Gobierno que nos rodee de garantías. Si continuamos así, el proceso de paz está corriendo peligro", ha avisado Lozada.

La firma en 2016 del acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC ha provocado, paradójicamente, una nueva ola de violencia en Colombia debido, sobre todo, a la pugna entre grupos rivales para el control del territorio.

De acuerdo con Naciones Unidas, desde la firma del acuerdo de paz han sido asesinados al menos 303 líderes sociales y defensores de los Derechos Humanos, 86 de ellos solo en 2019, y 173 ex guerrilleros de las FARC, de los cuales 77 murieron el año pasado.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), por su parte, ha precisado que en lo que va de 2020 al menos 51 líderes sociales y diez ex guerrilleros de las FARC han sido asesinados.