Washington.- La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dijo este jueves que el mandatario Donald Trump tuvo una rabieta durante una reunión con líderes demócratas del Congreso y que deseaba que su familia o su personal realice una “intervención” por el bien del país.

Pelosi acusó a Trump de obstruir la justicia, lo que, según ella, es una falta que puede originar un juicio político.

“Nuevamente, rezo por el presidente de Estados Unidos. Deseo que su familia, su gobierno o su personal hagan una intervención por el bien del país”, dijo Pelosi a periodistas.

La presidenta de la Cámara baja había acusado el miércoles a Trump de “encubrimiento” por las investigaciones relacionadas con la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016, poco antes de que él la recibiera en la Casa Blanca.

En su conferencia de prensa semanal del jueves, Pelosi siguió a la ofensiva, insistiendo en que Trump era incapaz de abordar asuntos legislativos complejos.

Los comentarios irritaron a Trump y lo llevaron a salir de una reunión sobre infraestructura luego de solo tres minutos, posiblemente hundiendo las probabilidad de alcanzar una ley sobre el sector.

Trump dijo que era imposible trabajar en la legislación mientras los demócratas continuaran sus investigaciones “falsas” sobre él.

En su conferencia de prensa semanal del jueves, Pelosi siguió a la ofensiva, insistiendo en que Trump era incapaz de abordar asuntos legislativos complejos.