El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido este jueves combatir "con toda la fuerza" el feminicidio, ante la conmoción social que ha generado el caso de Ingrid Escamilla, una joven asesinada, desollada y mutilada por su pareja.

"Por convicciones y principios, estoy en contra del feminicidio. Es inaceptable, aborrecible", ha dicho López Obrador en la rueda de prensa diaria en Los Pinos, al ser preguntado por ese caso.

El mandatario mexicano se ha comprometido a combatir el feminicidio "con todos los medios y con toda la fuerza que tiene el Gobierno para erradicarlo" y, entretanto, "que se castigue de manera severa".

Escamilla fue asesinada el pasado domingo en la vivienda que compartía con su pareja, Erick Fernando 'N', en Ciudad de México. Según su versión, discutieron, ella le amenazó con un cuchillo y que él quien la apuñaló varias veces en el cuello. Después la quitó parte de la piel y algunos órganos. Arrojó los restos mortales al inodoro y a una alcantarilla cercana para deshacerse del cadáver. Sin embargo, acabó llamando a su ex mujer para confesar el crimen y fue esta última quien avisó a la Policía, que lo encontró en la casa.

México es uno de los países con mayor número de feminicidios. El caso de Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos, se hizo tristemente conocido por los numerosos asesinatos y desapariciones de mujeres, entre ellas menores.

Al margen de la brutalidad del crimen, el asesinato de Escamilla ha impactado a la sociedad mexicana porque los propios agentes que atendieron el caso difundieron por redes sociales fotografías del cadáver de la víctima y un vídeo grabado en el coche patrulla en el que el asesino confeso, con la cara tapada, cuenta su versión de los hechos. Ya hay seis funcionarios investigados por ello.

López Obrador ha garantizado que se hará una investigación a fondo sobre la difusión de estas imágenes. "Si se cometió un error, si fue más que un error, se tiene que castigar, ya no hay impunidad para nadie", ha aseverado, según informa 'Milenio'.

México es uno de los países con mayor número de feminicidios. El caso de Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos, se hizo tristemente conocido por los numerosos asesinatos y desapariciones de mujeres, entre ellas menores.

Según un reciente informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), en 2019 se registraron un total de 976 denuncias por feminicidio, lo que supone un incremento del 137 por ciento respecto a 2015. Más de 3.800 mujeres fueron asesinadas el año pasado, un diez por ciento más que en 2018.

Imprimir