Ciudad de México. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha rechazado este miércoles la propuesta lanzada por el fiscal general, Alejandro Gertz, para eliminar el delito de feminicidio por la dificultad de probarlo.

"En el caso de quitar causales para feminicidios dijimos: No, no se mueve", ha dicho López Obrador en la rueda de prensa diaria desde Los Pinos. "Si se lleva a cabo una reforma, aun siendo buena, se puede malinterpretar. Entonces, que las cosas queden como están", ha explicado.

Gertz hizo la propuesta en una comparecencia a puerta cerrada ante el Congreso que tuvo lugar la semana pasada argumentando que la actual redacción del tipo penal de feminicidio hace difícil su prueba, por lo que aconsejó eliminarlo y que las muertes violentes de mujeres queden recogidas en un delito de homicidio agravado por razón de género.

"Las mujeres no vamos a permitir de ninguna manera que se modifique el tipo penal de feminicidio. Es una conquista ganada", le respondió la diputada Lorena Villavicencio, del gobernante Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), en declaraciones recogidas por 'Milenio'.

La propuesta de Gertz trascendió al mismo tiempo que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) dio a conocer su informe de 2019 sobre la violencia contra la mujer.

De acuerdo con el SESNSP, la violencia contra la mujer creció un 2,5% en el primer año de López Obrador, con 74.632 víctimas de feminicidio, homicidio, secuestro, extorsión, lesiones dolosas, trata de personas y tráfico de menores. Así, 2019 se sitúa como el año más violento para las mujeres desde 2015, cuando se registraron 62.567 víctimas.