Managua. La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia informó este lunes que un total de 120 "presos políticos” continúan detenidos en Nicaragua por manifestarse contra el presidente Daniel Ortega, incluidos dos excarcelados, en el marco de la crisis que ha dejado cientos de muertos desde abril de 2018.

"Esta alarmante situación nos lleva a denunciar que continúa la represión estatal, que consiste en detenciones arbitrarias y asedio a excarcelados y sus familias, nuevas capturas de ciudadanas y ciudadanos, así como torturas y malos tratos a las personas que siguen dentro de las cárceles del régimen", denunció la coalición opositora, contraparte del Gobierno de Ortega en una mesa de negociación con la que esperan superar la crisis que vive Nicaragua desde abril de 2018.

La alianza advirtió que las autoridades ahora están acusando a los opositores por delitos comunes y no por los delitos de crimen organizado y terrorismo, como hicieron al inicio, antes de aprobar la polémica Ley de Aministía el pasado 8 de junio.

Entonces, el Ejecutivo nicaragüense liberó a los principales dirigentes de las protestas ciudadanas que estallaron hace más de un año bajo una ley de amnistía que, según la oposición, dejará impune la represión gubernamental.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 326 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). No obstante, organismos locales elevan la cifra a 595. Mientras, el Gobierno reconoce solo 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

Según el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), adscrito a la CIDH, el mayor responsable de la violencia es el Gobierno de Ortega, a quien responsabilizan de cometer incluso crímenes "de lesa humanidad".