México optó por no unirse a sus pares regionales el viernes, que instaron al presidente venezolano Nicolás Maduro a no volver a asumir el cargo este mes, la primera vez que no firma una declaración del Grupo de Lima, que fue creado para presionar a Caracas para que realice reformas democráticas.

Los 13 miembros restantes del Grupo de Lima, que incluyen a Brasil, Argentina, Colombia, Chile y Perú, dijeron que no reconocerían el nuevo mandato de Maduro porque la elección del año pasado fue "ilegítima", según la declaración conjunta.

El objetivo de la cita es “analizar la situación en Venezuela y adoptar medidas ante el inicio, el 10 de enero, del nuevo período presidencial de Nicolás Maduro, resultado de unas elecciones ilegítimas“, según indicó la cancillería peruana el jueves.

En Lima, los participantes “considerarán iniciativas de coordinación regional para el restablecimiento de la democracia y respeto de los derechos humanos en Venezuela y para hacer frente al éxodo de ciudadanos venezolanos”, agregó el gobierno del Perú.