Brasilia. En medio de las crecientes críticas internacionales sobre los incendios forestales que consumen el Amazonas, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, admitió este jueves que los agricultores podrían haber incendiado la selva tropical, pero dijo a las potencias extranjeras que no interfieran.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, acudieron a Twitter para expresar su preocupación por los incendios que han alcanzado un número récord este año, devastando grandes extensiones de bosque consideradas un baluarte vital contra el cambio climático.

Bolsonaro respondió enojado a lo que él consideraba una intromisión.

“Estos países que envían dinero aquí, no lo envían por caridad. Lo envían con el objetivo de interferir con nuestra soberanía", dijo en una transmisión de Facebook Live.

Bolsonaro ha dicho en repetidas ocasiones que cree que Brasil debería abrir el Amazonas a los intereses comerciales, para permitir que las empresas mineras, agrícolas y madereras exploten sus recursos naturales.

Pero más temprano, dijo que Brasil carecía de los recursos para controlar los incendios por sí solo.

"El Amazonas es más grande que Europa, ¿cómo va a combatir los incendios criminales en una zona así?", preguntó a los periodistas cuando salía de la residencia presidencial. "No tenemos los recursos para eso".

Los incendios en la Amazonía han aumentado 83% en lo que va del año en comparación con el mismo período del año anterior, según muestran las cifras del gobierno.

Aunque los incendios son eventos regulares y naturales durante el período seco del año, los ambientalistas atribuyeron el fuerte aumento a los agricultores que incendiaron el bosque para despejar la tierra para el pastoreo.

Los agricultores pueden haber tenido al menos un estímulo tácito del presidente Bolsonaro de iniciar el fuego. Bolsonaro ha dicho en repetidas ocasiones que cree que Brasil debería abrir el Amazonas a los intereses comerciales, para permitir que las empresas mineras, agrícolas y madereras exploten sus recursos naturales.

El miércoles, culpó a las organizaciones no gubernamentales (ONG) de provocar los incendios, sin aportar pruebas. Sin embargo, pareció retroceder en esa acusación este jueves, cuando dijo por primera vez que los agricultores podrían estar detrás de los incendios.