Varios ministros del Gobierno argentino que responden al "ala dura" del oficialismo presentó el miércoles su renuncia al presidente de centroizquierda Alberto Fernández, luego de la estrepitosa derrota electoral que sufrió el peronismo gobernante en las primarias legislativas del domingo pasado.

Las dimisiones, que aún deben ser aceptadas por Fernández, implican una crisis dentro de la coalición oficialista, que sufrió una paliza al obtener apenas un 30% de los votos en las primarias para las elecciones de medio término, frente a cerca del 38% de la alianza de centroderecha Juntos por el Cambio.

Medios locales han informado en las últimas semanas sobre el creciente descontento del más radical "kirchnerismo" con las políticas económicas moderadas de Fernández.

El ministro de Interior, Eduardo De Pedro; el de Cultura, Tristán Bauer; el de Ambiente, Juan Cabandié, y el de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza, son algunos de los funcionarios que presentaron su dimisión, según portavoces del Gobierno y de la coalición gobernante Frente de Todos.

"Escuchando sus palabras del domingo por la noche, donde planteó la necesidad de interpretar el veredicto que ha expresado el pueblo argentino, he considerado que la mejor manera de colaborar con esa tarea es poniendo mi renuncia a su disposición", Dijo De Pedro en una carta pública.

De Pedro era un enlace clave con dirigentes de todo el país y el representante principal del "kirchnerismo" dentro del Gobierno, que intentará reducir la distancia con la oposición de centroderecha en las elecciones de medio término de noviembre.

Los demás funcionarios renunciantes también pertenecían al espacio comandado por el poderosa vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.