La Paz. El ex presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió ayuda este miércoles a Naciones Unidas y la Iglesia Católica, entre otros, para "pacificar" el país mediante el diálogo.

"Pido a organismos internacionales como la ONU, países amigos de Europa e instituciones como la Iglesia Católica representada por el hermano Pontífice acompañarnos en el diálogo para pacificar nuestra querida Bolivia", destacó en su cuenta de Twitter.

"La violencia atenta contra la vida y la paz social", subrayó el ex mandatario, que este mismo miércoles aseguró que "si el pueblo lo pide", regresará al país para "pacificarlo".

Morales, que no aclaró en calidad de qué volvería, se mostró convencido de que "tarde o temprano" regresará, si bien ha considerado que "mejor lo antes posible".

En este sentido, el exdirigente dio las gracias al pueblo mexicano y a la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, "por el nombramiento de Huésped Distinguido. En estos momentos tan difíciles para mi querida Bolivia".

"Este reconocimiento representa la solidaridad con mis hermanos que luchan con democracia", afirmó.

"Herman@s, reitero mi pedido de un diálogo nacional, donde estemos representados todos, movimientos sociales, comités cívicos y partidos políticos. Si puedo aportar con mi presencia a la solución pacífica que pare la violencia y cuide la vida, lo haré por mi querida Bolivia", aseveró.

Traicionado por las FF.AA. Morales expresó que se siente traicionado por las Fuerzas Armadas del país después de que estas le "sugirieran" que renunciara y ha tildado la petición castrense de "traición", según el diario local 'El País'.

"No lo puedo entender, tenía buenas referencias del general (Williams) Kaliman. Yo había hablado con las Fuerzas Armadas, me dijeron que ellos se iban a mantener ahí. Después, pidieron mi renuncia. Es otra prueba más del golpe. Evidentemente, me siento traicionado", sostuvo.

En una entrevista concedida al citado medio, Morales insistió en que tomó decisiones a favor de las Fuerzas Armadas, especialmente inversiones para equiparlas "todos estos años". "Pero no para que vayan contra el pueblo, sino para defender la patria", argumentó.

Horas antes de la dimisión, el general Kalimán leyó un documento en el que sugirió la renuncia de Morales con el objetivo de pacificar el país. El anuncio fue la estocada final para el Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), que se encontraba presionado por las movilizaciones lideradas por el Comité Pro Santa Cruz.