Rafael Merchán, exsecretario de Transparencia de la Presidencia de la República y excónsul en Londres, fue encontrado muerto, este jueves, en su apartamento en Bogotá. 

Es el segundo testigo del caso Odebrecht que aparece muerto. El primero fue Jorge Enrique Pizano, excontroller de la Concesionaria Ruta del Sol II, quien reveló las irregularidades en los contratos en la vía que comunica al centro del país con la Costa caribe. Las causas del deceso de Merchán, sin embargo, aún están por establecerse.

Pizano apareció muerto en su finca en Subachoque (Cundinamarca) en noviembre de este año en hechos que aun indaga la justicia. De hecho, el director de Medicina Legal, Carlos Valdés, renunció a su cargo tras admitir errores en la investigación sobre el caso Pizano. 

Merchán iba a declarar a favor de Luis Fernando Andrade, exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), en el proceso por el escándalo de sobornos de la multinacional brasileña en Colombia.

Fue edil de la localidad de Chapinero en Bogotá, e hizo parte del Instituto de Ciencia Política. De hecho, antes de ocupar cargos públicos, era un reconocido analista de temas de coyuntura en los medios de comunicación colombianos.

Merchán también declaró en el proceso ante procuraduría contra el exgobernador de Sucre, Julio Guerra Tulena. Esto, en razón a que fue uno de los que alertó las anomalías al interior del proceso que terminó beneficiando a Aposucre, una de las empresas de la familia de Enilce López alias La Gata. De hecho, en 2013 radicó una demanda por pérdida de investidura contra Héctor Julio Alfonso López, hijo López.

Además, descubrió una red de corrupción en la Unidad Nacional de Protección (UNP) según la cual varios funcionarios se habrían asociado con particulares para apropiarse de al menos $600 millones del presupuesto de esa entidad. En este caso, Merchán recibió correos anónimos en los que se denunciaban las irregularidades. 

El expresidente Juan Manuel Santos, quien delegó a Merchán como secretario de Transparencia durante su gobierno a principios de marzo de 2013, expresó su solidaridad con la familia del exfuncionario y lamentó su fallecimiento.