Managua.- La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, dijo que el pueblo nicaragüense "jamás va a perdonar" a aquellos que obstaculicen el derecho a trabajar, ante la crisis sociopolítica que vive el país y que han dejado cientos de muertos desde abril pasado.

"Aquellos que no entienden que este pueblo quiere trabajo y paz, bueno, son libres de no entenderlo; pero el pueblo jamás va a perdonar que obstaculicen el derecho a trabajar", señaló Murillo, también esposa del presidente nicaragüense Daniel Ortega, en un mensaje a través de medios oficiales. "El pueblo jamás va a perdonar que no vivan en sintonía con las mayorías que necesitan trabajar", apostilló la primera dama.

Murillo agregó que "hay quienes tal vez no necesitan trabajar, porque son acaudalados y tienen mucho, pero los que no tienen, los que quieren y tienen derecho a vivir mejor, a prosperar (...), esos no van a perdonar a quienes no entienden ni respetan el derecho esencial a la vida, al trabajo, a la alegría".

La reconciliación. Aseguró que su Gobierno trabaja por "construir y fortalecer la paz, la unidad, todos los días, desde la reconciliación". "Eso es lo que estamos trabajando, dedicados, entregados a fortalecer una cultura de reconciliación, trabajo y paz en nuestra Nicaragua", sostuvo.

Al menos 417.000 personas han perdido sus empleos o han sido suspendidas de sus puestos de trabajo entre abril y septiembre pasados, como consecuencia de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua y que ha dejado cientos de muertos, según estimaciones del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega y un saldo de entre 325 y 528 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.