Washington.- Altos funcionarios del gobierno de Trump se reunieron este sábado con asesores demócratas del Congreso pero no lograron acercar posiciones para finalizar un cierre parcial del gobierno que ya dura dos semanas.

El vicepresidente Mike Pence dijo que la reunión fue "fructífera" y que ambas partes acordaron volver a reunirse este domingo.

El presidente Donald Trump exige US$5.600 millones para construir un muro en la frontera con México, pero los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, aprobaron esta semana un proyecto de ley para reabrir el gobierno sin ofrecer fondos adicionales para el cerco.

Trump reiteró su demanda de un muro fronterizo en una serie de tuits este sábado.

Pence dijo en un comunicado tras la reunión que había reiterado la posición de Trump de que se necesita financiación para el muro, pero dijo que "no hubo una conversación en profundidad sobre la cifra de dólares".

También dijo que la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, informó de la situación en la frontera entre México y Estados Unidos a los negociadores demócratas, quienes solicitaron más detalles por escrito sobre las necesidades de su departamento.

Con los dos bandos empeñados en sus posiciones, una cuarta parte del gobierno federal ha estado cerrada durante dos semanas, dejando a 800.000 trabajadores públicos sin remuneración.

Jared Kushner, yerno y asesor de Trump, también asistió a la reunión en la Casa Blanca, junto al jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney.

Los funcionarios negociaron con personal de alto rango de los principales legisladores demócratas del Congreso.