Lima. Los miembros del Congreso de Perú que fueron elegidos tras el cierre del parlamento juraron este lunes en privado y en bloque para asumir funciones, en una ceremonia inédita tras medidas restrictivas para reducir riesgos de contagio del coronavirus.

El juramento de los 130 nuevos inquilinos del Congreso, disuelto el año pasado por el presidente Martín Vizcarra tras una pugna con la oposición, fue transmitido por la televisión estatal y no contó con la presencia de invitados ni periodistas.

La presidenta de la junta preparatoria del Congreso, Mónica Saavedra, hizo llamar primero a un primer gran bloque que resonó luego con un "Sí juro" en todo el hemiciclo, para luego cada uno imponerse la medalla de legislador en el pecho.

Otros dos grupos, más pequeños, hicieron lo mismo; mientras todos los legisladores se aplaudían ante la ausencia de sus familiares y amigos que tradicionalmente asisten a la ceremonia.

Solo algunos se dieron la mano y al menos dos legisladores se dieron una felicitación en la mejilla. "No, no se pueden dar un beso", se escuchó decir a Saavedra por el altavoz del Congreso que había dejado abierto, refiriéndose a la invocación de mantenerse a distancia para reducir los riesgos de contagio.

Es la primera vez que el juramento de ley de los miembros del Congreso peruano se realiza en privado en casi dos siglos de existencia. Los legisladores completarán el periodo 2016-2021.

Perú declaró el domingo el estado de emergencia por 15 días con el cierre total de su frontera, y ordenó a los militares a salir a las calles a restringir la circulación de personas en el país donde los casos confirmados de coronavirus se elevaron a 86 desde los 71 reportados en el reporte previo.