Medellín, Colombia.- La Organización de Estados Americanos (OEA) buscaba este jueves mecanismos para aumentar la presión y el aislamiento a nivel continental sobre el gobierno del venezolano Nicolás Maduro, al que acusa de ser una dictadura, en una reunión en Colombia.

El secretario general del organismo, Luis Almagro, dijo el miércoles que la intención también es debatir eventuales sanciones, aunque no quiso dar mayores detalles.

Pero varios países insulares del Caribe apoyan a Venezuela y eso complicará lograr un acuerdo en la asamblea general de la OEA que se celebra en Medellín, ya que el cuerpo hemisférico de 35 países tiene la tradición de tomar decisiones por consenso.

"Debemos seguir trabajando en un proceso incremental de presión y esta reunión forma parte de ese proceso", aseguró Almagro a periodistas. "Pero también reconocemos que cada país tiene el derecho soberano que le corresponda o que quiera tomar respecto a cualquiera de los temas que están en la agenda".

Aunque Maduro anunció el retiro de la OEA en abril de 2017, el legislador Gustavo Tarre, designado de Guaidó, fue reconocido y aceptado en abril como representante de la Asamblea Nacional de ese país.

La situación política en Venezuela ha sido el principal tema en las últimas reuniones de la OEA, un organismo con sede en Washington al que Maduro acusa de estar al servicio de Estados Unidos.

Venezuela, que tiene las mayores reservas de petróleo del mundo, atraviesa una profunda crisis política, social y económica que llevó a millones a abandonar su país tratando de dejar atrás la parálisis económica, la galopante hiperinflación, la escasez de productos básicos y el colapso de servicios.

En enero, el líder opositor Juan Guaidó se proclamó presidente encargado de Venezuela citando a la Constitución y fue reconocido por Estados Unidos y muchas naciones de la Unión Europea y América Latina. Pero aún no logra el respaldo unánime del cuerpo continental.

Aunque Maduro anunció el retiro de la OEA en abril de 2017, el legislador Gustavo Tarre, designado de Guaidó, fue reconocido y aceptado en abril como representante de la Asamblea Nacional de ese país.

Además de Venezuela, la 49 asamblea de la OEA también abordará la situación de Nicaragua, que enfrenta una crisis política en medio de protestas contra el presidente Daniel Ortega.