La Paz. El ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Diego Pary, dijo que la OEA comenzará este jueves una auditoría a los cuestionados resultados de las elecciones del 20 de octubre, que dieron la victoria al presidente Evo Morales pero que la oposición considera un fraude.

Pary dijo en la casa de gobierno que el informe resultante de la revisión será "vinculante" o de obligatorio cumplimiento para todas las partes.

Una ola de protestas ha sacudido Bolivia desde los comicios en los que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendió sorpresivamente la publicación de resultados de un recuento electrónico de votos, que finalmente otorgó a Morales un cuarto mandato de cinco años.

Al reanudarse el conteo un día después de la elección se produjo un cambio de tendencia en favor del mandatario y el recuento final, divulgado el 25 de octubre, mostró que Morales, de Movimiento Al Socialismo (MAS), obtuvo el 47,08% frente al 36,51% de su más cercano rival Carlos Mesa, de la agrupación Comunidad Ciudadana, evitando una segunda vuelta que estaba prevista para el 15 de diciembre.

Pary dijo que se firmará este miércoles vía electrónica el acuerdo entre Bolivia y la Organización de los Estados Americanos (OEA) para realizar la inspección al proceso electoral y que unos 30 técnicos escogidos por el organismo para esa auditoría llegan al país entre este miércoles y jueves.

 

El canciller no indicó cuánto tiempo demoraría el proceso, pero tanto el gobierno como Mesa han dicho que debe ser rápido debido a la agitación por manifestaciones de ambos bandos. En la ciudad de La Paz, las calles estaban tranquilas y con negocios abiertos durante la mañana luego de una jornada en que los policías emplearon gases lacrimógenos para levantar barricadas.

Pery, que no respondió preguntas, dijo además que "cualquiera de las partes podrá dar por terminado este acuerdo sin necesidad de justificar la causa de su decisión mediante una comunicación escrita dirigida a la otra parte con una anticipación no menor a 5 días seguidos a la fecha de terminación".

El ministro celebró que Mesa, de 66 años y que fue presidente del 2003 al 2005, "haya aceptado que se realice esta auditoría y que haya aceptado también los resultados que se vaya obtener".

Mesa dijo esta semana que antes de participar en la auditoría, el gobierno debía decir si aceptaba que fuera vinculante o de obligatorio cumplimiento, sin importar los resultados.

El canciller dijo también que se ha invitado a "acompañar" el proceso de revisión a países como España, México y Paraguay.