La Paz. La baja participación en las primarias para las elecciones generales convocadas por el gobierno de Evo Morales en Bolivia, fue calificada como un “fracaso” por parte de sus opositores, que en la previa habían llamado a la abstención.

Más de 1,7 millones de militantes de partidos políticos podían sufragar en estas primarias, en las que votaron unos 400.000 electores, según el Tribunal Supremo Electoral tras contar el 90% de las actas, menos de un cuarto de los habilitados.

“Probado. Las primarias fueron un fiasco. Casi el 70% de los masistas le dijo NO! a Evo Morales. No pudo legitimarse ni ante sus votantes. Nuestra decisión de no votar fue seguida por el 95% de nuestros inscritos, gracias por esa decisión!!!”, escribió en su cuenta en Twitter el candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa.

Mesa, único candidato con opciones de vencer a Morales en las elecciones de octubre según las encuestas, había anunciado que él no acudiría a votar, pues consideraba un despilfarro esta elecciones, pues todos los partidos presentaban una sola opción, por lo que en la práctica no tenían efecto alguno.

Finalmente, la participación fue baja en los nueves partidos, incluido el Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, con casi un millón de militantes registrados, de los cuales votó apenas el 36%, tras el recuento del 79% de las actas.

 

En el resto de los partidos, la participación fue aún más baja, rondando el 5% en promedio, de acuerdo a datos del Tribunal Superior Electoral.

“Las primarias han fracasado. Bolivia no quiere un Gobierno que despilfarre en maniobras para quedarse en el poder. Bolivia quiere un gobierno que respete el voto y que trabaje en salud, educación y empleo”, declaró Samuel Doria Medina, histórico opositor a Morales y rival en las tres elecciones anteriores.

“Después de este resultado Evo debe renunciar a su candidatura. Si buscaban la legitimidad, el binomio masista se ha encontrado con la deslegitimación de sus propios militantes. El MAS sólo tiene el apoyo de las élites del gobierno y de los que abrazan la corrupción masista”, manifestó el derechista Óscar Ortiz, candidato presidencial del partido Demócratas de Bolivia.

El binomio oficialista, en el poder desde 2006, lo conforman Morales, primer presidente indígena de Bolivia, y su vicepresidente, Álvaro García, quienes buscarán la reelección en octubre.

Otros binomios los encabezan los ex presidentes Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana) y Jaime Paz Zamora (Partido Demócrata Cristiano), el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas (Unidad Cívica Solidaridad) y el senador Oscar Ortiz (Bolivia Dice No).

Otros cuatro partidos minoritarios cierran la lista de participantes para estos comicios internos, que son un paso obligatorio para competir en las elecciones de octubre, en que también será renovado totalmente el Congreso.