Managua. El gobierno y la oposición de Nicaragua retomarán este jueves un diálogo con miras a superar la aguda crisis política que atraviesa el país centroamericano desde hace casi un año, anunciaron este miércoles ambos bandos en un comunicado conjunto.

Como primer gesto, la administración del presidente izquierdista Daniel Ortega se comprometió a liberar a un "núcleo apreciable" de los centenares de "presos "políticos" que permanecen tras las rejas por su vínculo con las protestas antigubernamentales que han dejado más de 320 muertos.

"El jueves 14 de marzo se reiniciará el trabajo de la mesa de negociación", dijo la Alianza Cívica, una coalición de diversas organizaciones que representa a la oposición en las conversaciones. "El viernes 15 de marzo del año en curso se producirá la excarcelación de un núcleo apreciable de personas".

A fines de febrero, con la liberación de 100 "presos políticos", se reinició el diálogo. Sin embargo, las conversaciones estaban empantanadas desde hace días porque la oposición pedía la excarcelación de la totalidad de apresados, que organismos cifran en unas 500 personas.

A pesar del avance, la reanudación se llevará a cabo sin la participación de los representantes de los universitarios, quienes comenzaron las protestas en abril de 2018, ya que exigen la liberación de la totalidad de apresados.

"Las libertades no se negocian, queremos a todos nuestros compañeros libres", dijo la noche del miércoles el líder universitario Ángel Rocha.

Ortega, quien retomó el poder en 2007 tras gobernar entre 1985 y 1990, vive su peor crisis política: las protestas en su contra han golpeado la economía, algunos de sus funcionarios -incluyendo su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo- han sido sancionados por Estados Unidos y diversos organismos financieros internacionales le han congelado los créditos al país.