Ciudad de Panamá. Panamá retirará su bandera de más embarcaciones que violen sanciones o legislación internacional, dijo a Reuters la autoridad marítima del país tras la remoción de su registro de unos 60 barcos ligados a Irán y Siria en los últimos meses.

Luego de la reimposición de sanciones a Irán en 2018 por parte de Washington, el entonces presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, aprobó la remoción de la bandera a una flota de 59 embarcaciones, dijeron dos fuentes cercanas a la decisión.

La mayoría de esos buques eran propiedad de empresas estatales iraníes, pero la lista también incluyó buques vinculados a entregas de petróleo a Siria, agregaron las fuentes.

Un superpetrolero no incluido en la lista, el Grace 1, partió a Gibraltar a principios de julio, donde fue detenido por la marina británica bajo sospecha de violar las sanciones a Siria.

El buque estaba completamente cargado con crudo que se sospecha sería entregado a la refinería de Banyas en Siria, dijeron las autoridades de Gibraltar.

El buque llegó a Gibraltar con el nombre de Panamá escrito en su casco, pero el gobierno panameño aclaró posteriormente que había sido eliminado de su registro el 29 de mayo.

"Panamá sí mantendrá la política de retiro de bandera", dijo a Reuters Rafael Cigarruista, director general de Marina Mercante de la Autoridad Marítima de Panamá.

"Nuestra intención es mejorar el porcentaje de cumplimiento de nuestra flota, no únicamente con respecto a las sanciones incluidas por organismos internacionales, sino también con aquellas naves que no cumplan con las normas legales vigentes en Panamá o las normas de seguridad marítima", añadió.

Cigarruista no proporcionó detalles sobre las próximas acciones ni sobre las flotas objetivo.

El proceso exacto que condujo a la detención del Grace 1 en julio sigue siendo incierto. España, que no reconoce la soberanía de Gran Bretaña sobre Gibraltar, dijo que estudiaría si las acciones de la marina británica violaron sus reclamos de aguas territoriales.

Irán pidió a Gran Bretaña este viernes que liberara inmediatamente el Grace 1 y advirtió sobre medidas recíprocas después de que tres barcos iraníes intentaron este jueves bloquear un barco de propiedad británica que pasaba por el Estrecho de Hormuz.