Lima. Perú pierde unos US$5.198 millones anuales por actos de corrupción cometidos por funcionarios públicos de todos los niveles, afirmó el contralor de la República, Nelson Shack.

"Las coimas (sobornos) no salen de las utilidades de las empresas, salen del sobrecosto de las obras", explicó el funcionario encargado de fiscalizar el gasto de las arcas públicas durante su presentación en la Comisión de Presupuesto del Congreso peruano.

El contralor también explicó cómo las empresas contratistas pagan supuestos sobornos a los funcionarios públicos, mediante el aumento desproporcionado de los costos de las obras adjudicadas. 

Shack recordó que la Defensoría del Pueblo calculó que los actos de corrupción le cuestan a Perú alrededor del 10% del presupuesto anual del país.  

El funcionario agregó que para garantizar el flujo de capitales que manejan las instituciones públicas del país, la Contraloría implementará un control concurrente en las obras públicas y les dará seguimiento hasta su conclusión.

Debido a los escándalos de corrupción destapados por las investigaciones del Ministerio Público en el caso Odebrecht, en referencia a la constructora brasileña, el gobierno del presidente Martín Vizcarra ha emprendido un combate frontal contra este delito.

Los escándalos de corrupción vinculados a Odebrecht involucran a los ex presidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018 por renuncia) así como a la ex candidata presidencial, Keiko Fujimori, quien en la actualidad cumple prisión preventiva.