Bogotá. El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Colombia ha vuelto a solicitar otra vez al grupo financiero Bancolombia los extractos de dos cuentas bancarias para comprobar si el expresidente Juan Manuel Santos habría recibido más de un millón de dólares (4.000 millones de pesos) durante su campaña electoral de 2014 por parte de la constructora brasileña Odebrecht, después de que la causa se reabriera hace más de seis meses.

Santos siempre ha defendido que "nada relaciona" su Gobierno con los sobornos de Odebrecht y explicó durante su comparecencia el pasado 11 de diciembre ante el CNE que durante su campaña de 2014 delegó este tipo de cuestiones en su equipo, pero siempre evitando "ilegalidades".

En el marco de la investigación, el CNE ha anunciado que también solicitará a la empresa Frontera Energy "documentos relacionados con los presuntos aportes", casi US$2,17 milloness, que esta sociedad pública canadiense habría donado a la campaña presidencial de Juan Manuel Santos antes de su reestructuración en 2017 cuando se llamaba Pacific Rubiales.

Al analizar las cuentas de Pacific Rubiales, la compañía canadiense fue quien dio la voz de alarma al hallar una serie de pagos a terceros que no habían sido registrados y que tendrían como destinatarios no sólo a las campañas a la presidencia de Santos, sino también a varias formaciones políticas como Cambio Radical y la del propio expresidente, el Partido Social de Unidad Nacional, el de La U.

Uno de los testigos clave de la investigación es el empresario Andrés Sanmiguel, quien a pocos meses de que Santos dejase el cargo de jefe del Estado colombiano, acudió a la Fiscalía para declarar cómo la compañía Gistic Soluciones Integrales habría servido de tapadera para hacer llegar "de urgencia" a la campaña de Santos más de un millón de euros.

Finalmente, el TSE también solicitará en las próximas semanas la comparecencia de David Portilla, representante legal de Gistic Soluciones Integrales; la de Roberto Prieto, exgerente de la campaña, condenado por irregularidades en la licitación de Ruta del Sol 3; la de Gilberto Contreras Morales, tesorero de la campaña de 2014; la de Araceli Rojas Salinas, auditora de la campaña; y la de Óscar Orlando Rueda, secretario general y representante del Partido de la U en ese momento, según ha precisado el diario 'El Espectador'.