Este lunes se inició la reunión del Grupo de Lima en Santiago, el cual aborda la situación de Venezuela. El primero en tomar la palabra fue el presidente Sebastián Piñera, quien aseguró que a Nicolás Maduro le queda poco tiempo.

En la instancia, que reúne a representantes de 15 países, el Presidente valoró el trabajo iniciado en 2017, asegurando que “este grupo ha hecho una tarea muy notable, porque ha contribuido a cosas. Por ejemplo, que el tema esté en el debate público y que más de 60 países reconozcan a Juan Guaidó”.

En ese sentido, advirtió que se debe seguir avanzando.”Tenemos que dar pasos adicionales, por eso nuestra sugerencia es hacer todo lo posible para que ingrese la ayuda humanitaria, es un tema de vida o muerte”, manifestó.

Por ello, Piñera sostuvo que hay que “seguir fortaleciendo todos los instrumentos de la presión internacional, para hacer cada día más duro y más difícil a la dictadura permanecer”.

En ese orden de ideas, el jefe de Estado aseguró que “los días del dictador están contados y no son muchos”, añadiendo que “reabrir caminos de diálogos con un dictador es hacerle ganar tiempo y, por tanto, postergar la causa”.

Esta instancia se creó única y exclusivamente para analizar la delicada situación que vive el país petrolero. Partió inicialmente con 12 miembros activos: Argentina, Brasil, Canadá, Chile (bajo el gobierno de Michelle Bachelet), Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú.

Sin embargo, tras lo ocurrido con las presidenciales de 2018 en Venezuela, se unieron Guyana y Santa Lucía. Así llegaron a 14 miembros y luego se elevó a 15 tras el reconocimiento del presidente encargado, Juan Guaidó.